Google+ Followers

viernes, 27 de abril de 2012

Mirando el propio reflejo



Miro, ese reflejo, intento buscarme, intento reencontrarme, parece que desde el otro lado me mire un extraño, lagrimas comienzan a resbalar, quien es ella, no soy yo, no conozco esos ojos marrones, no es ese mi rostro, lo acaricio, lo palpo, no soy yo… resbalan por mi cara, se deslizan por mi cuello, oh que amarga es la vida…
No me reconozco, mis ojos enrojecen, mis labios tiemblan, intento secar las lágrimas, me doy pena, lastima, una chica alegre, a acabado así, frente a su tristeza, me arreglo el pelo, a crecido, hace mucho que no lo veo así, lo aparto a un lado, miro mi perfil, mi mandíbula marcada, intento sacar fuerzas….no queda nada…
Me quito la camiseta, quizás reconozca mi cuerpo, o mi piel., pero solamente veo un abismo, unas marcas de dolor, los recuerdos, esos recuerdos que una vez me han partido el corazón, no importa, lo que no te mata te hace mas fuerte, esbozo una sonrisa, intento ser la chica rebelde, pero lo único que veo, es una sombra de soledad,  un vació, que temo llenar…
No importa nadie me tiene que cuidar, tengo mi coraza, soy fuerte tras ella, pero que digo, me vuelvo a mirar, he adelgazado, de mi el sufrimiento se ha alimentado, costillas marcadas, las puedo acariciar, caderas marcadas, una marca nueva, mi cuerpo es un mapa, un océano, un mar de dolor, no veo ningún detalle, un poco de felicidad… ¿será que los recuerdos que duelen mas, son los que mas se recuerdan? ¿O quizás jamás e conocido aquella felicidad, de la cual todos hablan?
Las fuerzas me fallan, pero como puedo me mantengo allí de pie, mirando mi piel, avergonzándome de todo lo que soy,  o no soy, de lo que quisiera ser, y no atreverme a ser, nadie me juzga, nadie me conoce, nadie me comprende, no importa, no hay que contar nada, la gente se puede aprovechar, se asustan de lo que no conocen, y utilizan el dolor para crear mas dolor, dan donde sangras, saben como destruirte la vida…
Mientras controles tu corazón, controlaras tus sentimientos, mantenerte alejada de esa gente,  ¿pero ahora que importan ellos? Aquí estas tú y tu reflejo, intentas encontrarte en una imagen,  parece que sepas que seas tú, aunque tú veas un monstruo, te asusta todo sentimiento, todo acercamiento, sales corriendo, te haces la dura, la fuerte, nadie te hace sombra, pero eres débil te conoces, conocer muy bien la fragilidad de tus sentimientos, lo sentimental que puedes llegar a ser…
Decidiste que no vas a dejar a nadie entrar en tu corazón, aun lo intentas reconstruir, desde la ultima vez que lo escuchaste crujir, bajo capas de piel, protegido por esas costillas, en un sitio seguro, y aun son capaces de hacerte daño, el sufrimiento lo alcanza, la sangre bombea, los latidos se encuentran en tus oídos, noto un zumbido, en mi mente, no puedes, no puedes permitirte que alguien mas haga lo que quiera con el, destruirlo…
Me dejo caer, y lloro y lloro, me pregunto ¿Por qué? Es simple la vida es así, simplemente algunas preguntas no tienen contestación y debes de vivir con ello,  creando tus teorías,  dándote respuestas, para que tu corazón lo entienda, para que deje de preguntar…pero quedan las dudas…
Pero ahora todo esta escondido, entre rosales, llenos de espinas, no pienso, no traigo recuerdos, no quiero volver a sentir ese dolor, esta mejor que este dentro de mi, pero lejos…
Ahora solo importa correr, esconderme y no dejar que la gente me conozca, que me bombardeen con preguntas, no quiero justificarme, no quiero explicarles, que cuando tu mundo se viene abajo, haces cosas para sentir que estas allí, que no as dejado de existir, que respiras, que sientes, aunque sea triste, ahora me siento como aquel monstruo…
Recuerdos, en ellos las mismas preguntas, las mismas dudas, miedo, desesperación, sonrisas tristes, lágrimas escondidas, miradas fijas, mirando el abismo…
Nada es fácil, tienes que luchar, me lo recuerdo, aprieto los puños, me quiero levantar, mejor no, no quiero volver a ver mi reflejo, quiero destruir ese espejo, gritarle, que no me engañe, esa no soy yo, que me diga la verdad, que me cuente la realidad, que me muestre mi cara, que no me mienta…
Quiero enfrentarme a el, y grita, monstruo, lo destruyo, no puedo, no quiero escuchar su voz, noto como un rió de sangre a empezado a fluir, mis nudillos destruidos, no siento nada, me miro, y he desaparecido, pero la presadilla no acaba…
El frió me abraza, noto como mi mano sangra, puede que en cada gota se vaya un poco de este dolor, puede que luego encuentre alivio, que los fantasmas del pasado no me encuentren esta noche, que descanse, que sueñe que estoy lejos, en otro mundo, mas seguro…
Vuelvo a la realidad, seco las lagrimas, pero fluyen sin cesar, de nada sirve, miro a mi alrededor, trozos de espejo roto, igual que mis ilusiones, o los sueños que creía que me iban a llevar lejos, se entre mezcla con la sangre, aun caliente, aun sin coagularse…
Tarde o temprano, se secara, debería de curar la herida, el aire huele a oxido,  me mareo no se si es por la sangre o la falta de fuerza, no importa, tengo que limpiar el destrozo, encontrar una explicación, ocultar tras una mascara mi verdadera cara, el monstruo que se esconde en mi interior, el que sale a través de mi piel, dejando huellas, marcas, heridas sin cicatrizar, poner mi mejor sonrisa en la cara, ocultar las lagrimas, y fingir que vives la vida que deseas, mentir, decir que estas bien,  mirar al frente, encontrar en el horizonte algo que andas buscando, quizás la chica que eras antes, la que se alegraba de verdad, sinceramente alegre, sinceramente feliz, pero parece que hace años se dejo morir, ni la sombra me sigue, estoy muerta en vida…
Baladas tristes, dibujan en el aire palabras que diría, pero no me atrevo, gritan, hablan por mi, dicen lo que no consigo decir, prefiero callar,  no atarme a nada, es mejor así, caminar sola, no asustaras a las personas…
Evitando tú reflejo, tu mirada triste, nadie se preocupara por ti,  nadie sabrá que lloras sola cada noche, nadie mas que tu sabrá lo que esconde tu sonrisa, a nadie le importas…. Estas sola…

No hay comentarios:

Publicar un comentario