Google+ Followers

martes, 17 de abril de 2012

Cuento de amor



Esto comienza como cualquier cuento “había una vez” una chica y en sus pensamientos el mismo chico, despegado, sacado de una novela romántica, ante su mirada perfecto, sin, defectos, tenia todo lo que ella deseaba, todo lo que esperaba, amándole como a ningún otro, juntos enfrentándose a un mundo roto..
Cada uno hacia su papel, lo que el destino les condujo ha hacer, siguiéndolo, iluminando su camino a cada paso, amándose, descubriéndose, hablando con su miranda, entendiéndose así, deseándose, nadie mas los entendía, no comprendían lo que se decían, pero a ellos no les importaba.
Nadie debía de saber cuanto se amaban, cada uno lo sabia, el mundo veía su pasión, ardía a su alrededor, sus caras brillaban cuando hablaban uno del otro.
Sus caminos se encontraron, se unieron, realidad hacían de sus sueños, eran los dueños de su presente, imaginaban su futuro, queriendo estar en mismo mundo.
Vivian apartados de la realidad, construyendo algo al que llamaron hogar, paraíso era, solo ellos existían, al limite del tiempo, conseguías que fuera especial cada momento.
Se besaban y se podía ver su necesidad de poseerse, ella de darlo todo por el, y en la cara de el se leía que por ella podría morir. Antes el era diferente, sus ojos tenían otra expresión, se veía un profundo dolor, escondido entre odio y rabia, pero ahora brillan, ella se convirtió el sol de cada día…Se abrazan y están rendidos, el esta a sus pies,  ella cambio su mundo, le salvo, lo saco de la penumbra, le enseño que con un poco de ayuda todos los muros se rompen y que tras ellos crecen hermosas flores, y así era su interior, maravilloso, lleno de amor, pero el se empeño en esconderlo tras el hielo, era frió, parecía fuerte, temido, y respetado, tenia conocidos, pocos amigos y muchos enemigos, pero ahora todo lo que le importaba era ella.
Nadie le pidió que cambiara, cambio, porque era capaz de hacer cualquier cosa por tenerla, en su interior sentía que desde ahora cada obstáculo superaría si estaría con ella…Su pecho ardía si la veía sufrir, herida o llorando, se prometió a si mismo que mientras viviría la cuidara, que no le pasara nada, protegiéndola, no hacia falta que le digiera lo que le ocurría, la conocía y leía su cara, la apretaba contra su pecho, sintiendo su aliento, secándole las lagrimas, por ella era capaz de subir al cielo, arder en el infierno…
Se daban todo lo que tenían, entregándose lo que podían, eran felices si el otro sonreía, no había nada mas, que sus te amos, aunque dejaban que los hechos hablaran, sorprendiéndose como mejor sabían…Sus corazones latían en armonía, dulce melodía, sus almas la bailaban y en los brazos del destino se dejaban caer, para ella no había días sin el, ni noches que no deseara su piel, y si no lo veía, soñaba con el, le escribía, pensaba como sorprenderlo, sus gestos le hacían especial era genial.
La locura de sus vidas hacía que lo arriesgaran todo, podían perderse uno al otro, miles de sorpresas, regalos, lagrimas de felicidad, en su cuento, el era el príncipe y ella su princesa, la que hacia que se realizara sus promesas, que cumpliera sus pequeños deseos, todo era como un sueño…
A ella no le importaba lo cerca de la muerte que podía estar, si estaba con el sabia que no correría peligro, no tenia miedo, los brazos de el la rodeaban fuerte, y estaba segura, adrenalina, la vida y la muerte estaba separada por una fina línea…El era un rebelde, un chico malo, pero ella lo aceptaba y lo amaba, no le importaba…
Besos que la llenaban de vida, que la alzaban al vuelo, sensaciones que recorrían su cuerpo, escalofríos, cosquillas, no quería que sus caminos se separaran, que la vida no jugara esos dados, ahora se sentía afortunada, tenia algo que hace mucho que soñaba, que veía en películas, ahora lo siente, lo vive, no sabia que existía, esta contenta con lo que tiene, y no quiere perderle…
Esto solo pasa una vez, amar a alguien con todo tu ser, que haya un alma en esta Tierra que te corresponda, y ahora era suya, buscarla tanto tiempo, entre tanta gente, hay que tener mucha suerte, al fin encontrarla y conservarla, alimentarla, y hacer que crezca, darle todo lo que puedes, todo lo que eres, es lo que se merece…
Sienten que son la mitad del otro, el tiempo no es un acelerador, el reloj solo marca horas de amor, esperaron mucho para dar uno con el otro, ahora que se encuentran delante, frente a frente, sienten que todo les pertenece, que tienen que conocerse, que todo es simple…
Las noches eran emoción, hacían el amor, descubrían su cuerpo, el cielo bajaba para ellos, las estrellas los envolvía, la luna iluminaba su piel, resaltaba el brillo de sus ojos, que estaba pendiente uno del otro, y en pleno silencio, solo se escuchaban sus voces, sus te amos, sus almas volaban al cielo, y bajo ellos no había mas suelo, estaban en otro plano…
Su amor los coordinaba, por los senderos de la vida caminaban, estaba el uno para el otro cuando se necesitaban, y cuanto mas descubrían, cuanto mas secretos encontraban, su confianza crecía, mas locamente se amaban, todo era sin pensar, se dejaban llevar…
Lo bonito de su amor, era que no había ninguna discusión, disfrutaban y su vida no se basaba en la monotonía, era cada día diferente, ella se esforzaba por conocer sus gustos, y a el le encantaba que se implicara, la sorprendía, la quería mas y mas, su dulce sonrisa iluminaba rincones oscuros de su mente, le daba razones para seguir, fuerzas para estar, para alcanzar los motivos de su existencia, su lado era calido, para el, ella era única, durmiendo a su lado abrazándola, despertar y ver lo primero su cara, no había nada igual, que ese cachito de paraíso que tuvo la suerte de encontrar…
Tenían su canción que describía a perfección su amor, y cuando no la tenia, se pasaba el día y las noches, escuchándola, cantando su letra, pero lo que no sabia es que ella hacia lo mismo, bailando y jugando con el aire, pensando que de algún lugar el la veía y sonreía…Ganaba siempre el amor, sus discusiones duraban poco, lo que tenían era mas grande que todo, no podían estar alejados, dependían uno del otro…
Dejaban el orgullo de lado, el ego no los cegaba, tenían un corazón que cuidar, se prometieron lealtad, fidelidad, eran conscientes de que habían mas personas, pero no les importaba, sabían que vinieron en este mundo uno para el otro, no pueden estar separados se buscan, recuerdan lo que les unió, la primera vez que se vieron, tienen su primera foto, los recuerdos, el sonido de su voz, sus palabras, sus momentos mas especiales, y saben que todo es real, todo lo que tienen es especial, que el destino los puso en el lugar, en la vida del otro…
Pesadillas que llena las noches de ella, cree que lo a perdida, se sobresalta, el la abraza, le besa la mejilla, le susurra que no pasa nada, que no se ira, que se acueste, y se duerme mientras siente su respiración en la nuca, se despierta y lo admira, sonríe, acaricia su mejilla, busca su mano y no la suelta, un día mas que empieza, y ella tan afortunada, lo adora…

No hay comentarios:

Publicar un comentario