Google+ Followers

viernes, 13 de julio de 2012

De ella para el



Primer día que lo veo pasar, tiene una sonrisa especial, no se si sonrió para mi, imposible que se haya fijado en mi, no soy ese tipo de chica, que llame la atención, soy bastante normalita, no tengo nada con que destacar, siempre me han dicho que era guapa, pero yo me miro y me veo bastante fea, así que no me voy a ilusionar…
He oído cosas de el, se su nombre, y se que no tiene buena fama, pero hay algo en su mirada, que me ha cautivado, tiene como un fondo escondido esperando salir de la oscuridad, bueno quizás me lo acabe de imaginar, pero me gustaría formar parte de su vida, creo que tiene, tiene algo, un no se que, me llama…
Segundo día que acabamos de coincidir, en una terraza, lo miraba fijamente, pero no creo que haya reparado en mi, estaba con sus amigos, bebiendo cerveza, hablando de las chicas que pasan, estoy tomando un café, disimulo, no puedo dejar de fijarme en el, sus ojos azules, me recuerdan al mar, me encantaría verme reflejada en ellos, la verdad, tiene pinta de rebelde, aparentando ser muy fuerte, típico chico malo, creo que me esta empezando a gustar, cuando sonríe, se le marca unos hoyitos, le hacen ser tierno, aunque las marcas de la cara, por las duras peleas, le quitan un poco ese alo, de tierno, puede que sea bueno y no tan malo…
Bueno no se que me ocurre, no veía nada especial en este chico, y de repente, se a metido en mi vida, a mi no me gustan los chicos como el, con tatuajes, cada día con una, múltiples accidentes, drogas y mas de una vez a punto de morir...
Tampoco he tenido buenas experiencias, la verdad, siempre he elegido mal, son cosas que pasan, no se puede escoger de quien te vas a enamorar, estoy superando cosas que me han pasado, me han hecho demasiado daño, así que me jure que no me iba a enamorar, que seria mas fácil, huir, solo necesito tiempo para curar esas pequeñas heridas, pero no dejare que nadie entre mas, cuando abres las puertas dejas que te hagan daño, y no hay peor dolor, que sentir que te defrauda tu amor, no hay pastillas para ese dolor, y aunque llores no tiene solución, hay que mirar hacia el frente, levantar la cabeza, ser fuerte, y decirte que es una lección mas, que las cosas cambiaran y la suerte llegara, la gente me dice que dura, pero no saben que muchas veces detrás de mi sonrisa se esconden lagrimas, pero siempre se me ha dado bien sacar fuerzas de donde no las hay, enmascarar mi dolor, y poner un poco de humor a todo este sufrimiento, hay que intentar ver un poco de luz entre tanta oscuridad…
Ha pasado unas semanas y no lo volví a ver, no hemos vuelto a coincidir, hoy mis amigas me han propuesto un plan, arrastrándome a un club, no me he podido negar, era el cumpleaños de una de ellas, no me he podido escapar, acepte, estoy mirando que ponerme, no tengo demasiada ropa de fiesta, no me gusta salir, pienso que esos sitios no son para mi, tras analizas mi armario, decidí ponerme un vestido negro, no demasiado provocativo, mas bien normal, no destaca, prefiero quedarme un poco en la penumbra, espero no quedarme mucho tiempo, prefiero irme pronto, y que no se me alargue la noche, dudo que pase algo interesante, me he maquillado, ahora me iré, intentare disfrutar…
El local no estaba de todo mal, había música buena, no era mi tipo, pero tampoco me molestaba, creía que no iba a pasarme nada especial, y aun lo que me paso no me lo puedo creer ni yo, aun pienso que es un sueño, estoy sonriendo mientras escribo, me acerque a la barra intentando pedir algo que no tenga alcohol, un zumo natural, me gire y lo vi mirándome, sonriéndome, me sorprendió, me hablo, me dijo “ que pasa bonita, con que zumo y no de cebada, no sabes lo que te pierdes en esta vida,¿ o no te llega el dinero para una buena bebida?” me guiño un ojo y antes de irse le conteste “ prefiero beber zumo sin cosas añadidas, no como tu que bebes para perderte las cosas de verdad importantes en esta vida” me quiso replicar, pero le esquive, empujándole, se le derramo algo de cerveza sobre su camiseta, no lo mire, pase de el, en ese preciso momento pensé “que imbecil es, creí que era especial”, cuando la noche se volvía monótona, mire la hora, eran las tres y veinte cinco, me dije es hora de irse, mis amigas, se lo pasaban bien, alguna en compañía, yo sola, deje de fijarme en el, las salude, le dije que me iba que mañana madrugaba, y  me dirigía hacia la salida, note que alguien me agarraba la mano, me gire, y mis ojos se abrieron como platos, era el, sosteniéndome, temblaba, pero como siempre fácilmente disimulaba, le pregunte “¿Qué hacia, si quería algo mas?” me contesto “¿pensabas irte sin disculparte, me has derramado cerveza en la camiseta, espero tu disculpa?” he de añadir que me gustaba como mi mano se sentía en la suya, pero hice un gesto de indiferencia y le dije “eso podía habértelo echo cualquiera, y ahora es cuando me voy a marchar de aquí, vas a soltar mi mano, o te la mejilla escociéndote tres días”  intente soltarme la mano, pero me agarro mas fuerte, me atrajo hacia el y me beso, diciéndome, “ tu deuda esta pagada” le di un bofetón y le conteste “ aquí tienes un recuerdo que te será difícil de olvidar, se quedo sorprendido, no se lo espero, me marche, sin disculparme ni nada, lo deje atrás, sentía su mirada siguiéndome, con pasos firmes me marchaba de allí, no quería que supiera que ese beso para mi era algo mas, que me tocaba los labios y sonreía…
Creo que me gusta de verdad, pero no me pienso a enamorar, no puedo volver a pasar por lo mismo, sufrir y seguir, recuperándome y existir, no puedo, además dudo que nos volvamos a ver después de lo de ayer….
 Tengo la sensación de que el destino lo pone en mi camino, hoy quede con mis amigas, ha hacer unas compras, lo normal, luego cenar, lo volví a encontrar, guapísimo como siempre, iba solo, sostenía una bolsa, a través de ella se veía un libro que acaba de comprar, me sonrió y con un tono vacilon  me dijo “ vaya, vaya, si es mi amiga la del otro día, aun me duele la mejilla”  puse mi cara de borde y pregunte “¿ acaso no te basto con una, necesitas que te duela también la otra? No me imagine, que alguien como tu, con esas pintas supiera leer, me sorprendes” su contestación fue “hay muchas cosas que no sepas de mi, ya nos volveremos a ver por allí” mientras se alejaba saludándome con la mano, le grite “mas quisieras volverme a ver imbecil”.
La verdad me moría de ganas por volver a verlo, pero prefería guardarme eso para mi, la gente pensaría que estaba loca por fijarme en alguien como el, su fama asustaba, y a muchas chicas eso es lo que mas les gustaba, además se que no se enamoraría de mi,  no tiene relaciones serias, es mas de ir en flor en flor, y si te he visto no me acuerdo, pero me pregunto porque yo consigo ver algo bueno en el, como si todo lo que hiciera no lo aria por el, igual es porque me gusta, es hora de dormir, así que hoy lo dejo estar así…
Me he movido por la ciudad, pero no lo e vuelto a encontrar, puede que se hayan marchado, normal, son vacaciones, y aquí no hay nada, que mejor que irse, la verdad es que lo echo de menos, si se ha ido que vuelva pronto y si no haber si me lo encuentro, he empezado a salir, e conocido chicos, pero no me interesaba, me costaba menos decirles “ soy lesbiana, vete a por otra”, asta me e comprado algún vestido, solo para sorprenderlo, enseñarle, lo que se pierde, que como yo no encontrara a nadie mas, pero nada… han pasado tres semanas…
Lo he vuelto a ver por fin, el moreno resaltaba sus ojos azules, aunque no le pegaba con su vestimenta, no era su estilo, pero me sorprendió, al verlo me atreví a dar el paso y decirle “¿me estas acosando? Eso se puede denunciar”  “Podría pensar de ti lo mismo, solo quería invitarte a un zumo, pero solo si me prometes, que esta vez no me echaras la cerveza encima, espero que no sea una manía” no pude contener la risa, me hizo mucha gracia, acepte, no se porque, pero me lo pase mejor de lo que creía, la verdad me gustaba esa faceta, tras presentaciones, conociéndonos mas, le dije que me tenia que marchar, se ofreció a acompañarme, me acerco a casa, me pidió el teléfono prometiéndome que me iba a llamar, le dije “eso no va a colar, siempre que decís eso nos pasamos la vida esperando esa llamada que nunca acaba por llegar” me apunto su numero, le dije si me interesaba volverle a ver lo llamaba, se acerco poco a poco, vi sus intenciones, le puse el dedo en la boca, riéndome le dije que si creía que era como las demás lo llevaba claro, yo no besaba en las primeras citas, me marche sin volverlo a mirar…
Escribí tanto mensajes, pero no se los he mandado “bonita cita, me ha encantado, repetimos, tienes un rato”  “soy la chica que te derramo la cerveza te acuerdas, pensaba que te apetecía refrescarte otro rato” “me interesas, sabes mi dirección, ¿nos vemos un rato?” etc., había tantos, no me gustaba ninguno, acabe por decir que no le escribía nada, eso me pondría en una mala situación, o me enamoraba o se creía que era fácil, no quería que se pensara que era como las demás, que se juega conmigo, se aburre y me deja…
Recibí una llamada, no conocía el numero, conteste, pensando que era una amiga, me sorprendió, era el, solo me dijo “arréglate, estoy abajo, te he preparado algo”, no dude, no me lo pensé dos veces, me puse una sudadera, me peine un poco, y baje, cuando me vio, se echo a reír diciendo “menos mal que te dije que te arreglaras”  le dije “subo y me cambio, no tardo nada” ya había arrancado, diciendo, que así voy guapa, no se si era verdad, porque la verdad con las prisas se me olvido maquillarme, el pelo me daba un toque de loca, pero pensaba no tengo que conquistarlo, esto no es una cita, es un reencuentro de unos futuros amigos, menos mal que no me llevo a un restaurante elegante, me llevo a ver una película, me dejo escogerla, pero después siguieron mas citas, siempre de noche, coge tu bañador, me llevo a un lago precioso, allí me beso, y esta vez me deje llevar, si pasar nada mas, aunque en sus ojos veía que si por el fuera iba a continuar, le dije que no, lo rechace, pensé que no lo volvería a ver, que se enfadaría, y no fue así, continuo quedando, llevándome a sitios, un mirador que no conocía, decía que a veces iba allí a pensar, me contó lo de su familia, por primera vez, me dio la sensación de que no era tan vació como parecía, que en su interior había mucho dolor, y nunca nadie por el se pregunte, observe lo solo que estaba, no pude evitar abrazarlo, sostenía mis manos y me las besaba…
Se acercaba el invierno, y cada vez nos veíamos mas a menudo, tenia la sensación de que los días que no le veía se acaba el mundo, quería tanto estar juntos, si lo confirmaba me estaba enamorando, pero aun ponía mi faceta de chica dura, sin hacer preguntas sin importarme que hacia los días cuando no estaba conmigo, se que no trabajaba, y se ocupaba con otras cosas, me ceñía a sus reglas, aun no éramos nada formal, puede que a lo mejor no lleguemos a serlo, la gente no sabe que nos veíamos, creo que se avergonzaba de que me tenia, mientras lo viera me conformaba, aunque fuera poco..
Paso algo de tiempo, una noche en ese lago, me beso, y esta vez me deje llevar, pasó tiempo, y lo necesitaba, no me bastaba con lo que me daba, tener su piel desnuda, la verdad que fue muy dulce, muy bonito, me gusto, y allí nuestra relación se formalizo, aunque tuve miedo, pensé que era una estrategia, para acostarse conmigo y dejarme, después de hacerlo me abrazo, me tapo con la manta, me susurro que no iba a hacerme daño, que sabia que me habían echo daño, y el no se aprovecharía de eso, que sabe que tiene una fama, pero yo para el era especial…
Al día siguiente me llamo, empezamos a vernos todos los días, la gente se iba enterando, me quedaba en su casa que desconocía, pero ahora es como si fuera mía, me dijo que todo lo suyo es mió y que quería compartirlo, la verdad, creía que vivía en un cuento de hadas, pero pronto llegaron los problemas, mi familia no entendía que hacia con ese canalla, que era un bastardo, que me hará daño, empecé a lloras, les grite, que lo amo que me daba igual lo que ellos me van a decir, que si no lo entendían era su problema, que no era como lo describían, era dulce, tierno y me quería, cuidaba de mi,  y me hacia feliz, me fui a su casa corriendo, me limpie las lagrimas y fingí que todo iba bien, que no había nada por lo que preocuparse, le pregunte si le importaba que me quedara a dormir esa noche, pero que no llevaba nada, si podía haber algo que me preste, y así empecé a usar su ropa intima, me gustaba, sus camisetas, aunque había noches en las que dormía completamente desnuda, seguramente pensaba que estaba loca, pero no sabe cuanto me gusto la sensación de calor, ese día en el lago, hacia algo de frió, y sentir su calor me encantaba, me hacia sentir segura, además me gustaban las cosquillas que producían sus manos por mi cintura, enseguida dormir, me protegía…
La verdad es que en casa las cosas no mejoraron, al revés empeoraron, empezamos a hablar menos, pasaba mas tiempo con el, que con los míos, iba buscando cosas que necesitaba, mis padres no me preguntaban, no les importaba, una tarde empecé a hacer una lista con esas canciones que tanto me gustan, había una especial, que siempre me recuerda a ti, por alguna razón, por tu vida complicada, der morgen danach…
Me puse ese vestido negro, que ahora lo usaba para recordarte como nos conocimos, me puse las sandalias, y me dirigí a tu casa, era una tarde como otra cualquiera, te recuerdo sentado, puse el disco y te dije “te voy a enseñar lo que es la buena música” me descalce, empecé a bailar para ti, me movía, me dejaba que me siguieras con la mirada, te sonreía, eras la cosa que mas feliz me hacia en ese momento, tu no sabia que por ti iba a ir asta el fin del mundo, y daría la vuelta, solo con verte,  empecé a hacerte una señal con el dedo, tu me rechazabas, cogi tus manos, te levante, accediste, “aquí nadie te va a ver”, me hacia gracia, no sabias bailar, parecías un pez fuera de agua, tus mejillas rojas, tenias vergüenza, ese lado creo que nadie lo conocía, no podía creerme alguien con tan mala fama, estaba acojonado y haciendo el ridículo, me besaste, justo en el preciso momento, cambio la canción, esa que esperaba que sonara, que especial era, no podía haber un momento mejor que aquel, te escapaste de bailar, pero yo la seguía, me gustaba, te la dedicaba,  representaba mi visión antes de conocerte, como deseaba tenerte, esa canción me llegaba al alma…
estaba tan feliz a tu lado, que perdí a mucha gente por ti, me daba igual, estaba comenzando una vida juntos y lo que decía el mundo, no importaba, hay palabras que cuando estas enamorada ni las escuchas…
Quede con mis amiga, hace mucho que no las veía, esperaba que se alegrarían por mi, tu estabas sentado junto a mi, empezaron los discursos, las palabras de todo el mundo, no me convenías, no veía quien eras, les grite que se callaran, ellas no te conocían no eran quien para juzgarte, que no eran amigas si no se alegraban por mi, que no estaba allí para que me digieran lo que debía de hacer, había ido con la intención de presentaros, no me esperaba ese circo, había una en particular, que agachaba la mirada, y no decía nada, pensaba que era una amiga, paso mucho tiempo, hasta que me entere el porque, lo supe, tuviste un lió con ella, llore muchos días, pero daba igual, era fuerte, esperaba que te vieses que soy tu amor, que comprendieras que en este mundo estábamos solos…
Estaba convencida de que habías cambiado, que ponías de tu parte, y que eras otro, pero la verdad, es que tu eras el mismo, yo no me daba cuenta, o puede que si lo viera, pero te amaba tanto que no quería perderte, y aguantaba todos los palos que me toco vivir, las cosas que me hacías…
Me arreglaba para ti, no me decías nunca lo guapa que estoy, te dedicabas a presumir ante tus amigos, decías cosas que no me esperaba de ti, cuando estabas con ellos eras irreconocible, conmigo cambiabas totalmente, eras otra persona, una que me gustaba, tierna, amaba con toda mi alma, no lo entendías, te aprovechabas... Te llevaba el desayuno, me encantaba tratarte como a ninguna persona de este mundo, me entregue en cuerpo y alma a ti, vivía sumergida en tu vida, hacia las cosas para conquistarte, para hacerte feliz, me hubiera gustado que te dieras cuenta, de lo mucho que te apreciaba, lo eras todo, y yo sin ti no era nada, a tu lado me e vuelto mas descarada, me encantaba provocarte, jugar y acabar haciendo el amor, mirarte fijamente a los ojos, era maravilloso, eran únicos.... un lenguaje entre nosotros dos.
Empecé a trabajar, intentando planear un futuro para nosotros dos, escapadas, esperando alejarte un poco de ese ambiente, que no te convenía, de esa gente falsa, que no eran tus amigos, que te llevaban hacia una senda oscura, pensaba que verías alguna luz en mi, y lo ibas a dejar todo por mi, acepte trabajos que no me gustaban, los borrachos se pasaban, otros se me acercaban, encima me robabas dinero, para gastártelo en drogas y bebida, ¿crees que no lo sabia?...
No te creía, pero no tenia otro remedio, te amaba tanto, que no podía estar sin ti, me prometías que eras inocente, me decías que no se repetía, que desde mañana no volverías a probar la cocaína, que dejarías la bebida… me llamaron del hospital estaba trabajando, lo deje todo y me fui llorando, no supe que te paso, tenia miedo, necesitaba explicación, cuando fui a besarte supe que paso, olías a alcohol, lo normal, ya era algo habitual, perdí el trabajo, me pasaba los días en el hospital, sin soltarte la mano, pensé que verías que nadie fue a verte, que a nadie le interesaba como estabas, me decías, “cariño cada día te aprecio mas, lo siento no ocurrirá mas”…
Tus promesas de nada valían, no pasó un día desde que saliste del hospital y todo volvió a ser igual, mentira, a empeorar, pasándome las noches llorando, preocupándome, no podíamos hablar, no tenia amigas, ni familia, no podía hacer nada, me lo guardaba todo, me consumía, le daba la razón a todo el mundo, me alejaba de ti, te amaba, pero empezabas a darme asco, no soportaba tu comportamiento, te llamaba, me colgabas, a la segunda llamada apagas el teléfono, mis mensajes se acortaron, “¿estas bien?” , empecé a ver que no te gustaba y deje de hacerlo, deje de decirte te amo, ya no sentía lo mismo por ti, pero aun te quería a mi manera, no preguntaste por su ausencia.. Entendí que te daba igual si te lo decía o no lo hacia…
Llevaba días en los que ya no dormía, tampoco comía demasiado, empezaba a quedarme delgada, pero no te has preocupado, me humillabas delante de tus amigos, se me partía el alma, volvía a casa, y lloraba, pero no me escuchabas, me iba al salón me acurrucaba en un rincón, no sabia que podía hacer, me quede muy sola, no tenia nada, y tu estabas ausente en mi vida, yo sobraba en la tuya,  no sabia que hacer, pensaba donde podía irme, a casa no podía volver, en casa de una amiga menos, nadie me hablaba, les di la espalda, ellos la suya, y empezaba a ver la tuya…
Me costo mucho encontrar otro trabajo, estaba bastante lejos, tenia que volver en metro, te pedía que si por favor me podías hacer el favor de buscarme cuando salgo, no era un gran compromiso, tenia miedo, la noche no me parecía muy segura, asta que un día a la salida, un borracho, que me daba mala espina me siguió, quise esquivarlo, me metí en un callejón, equivocado era, se lo puse mas fácil todavía, de milagro escape, intente decírtelo, pero estabas en tu mundo, no tenias ninguna responsabilidad ya hacia mi, no se que hacia ya allí, mis palabras se volvieron en mi contra, esta claro, ya no intente decirte nada, era una perdida de tiempo…
Quise intentar recuperarte, te prometí una cena, lo prepare todo, cocine, puse mucha ilusión, un buen vino, unas velas, después un baño romántico, todo estaba preparado, esperaba que fuera mejor de lo soñado, esta vez, te darías cuenta, miraba la hora, me impacientaba, no llegabas, conforme pasaba el tiempo, mi ilusión disminuía, supe que no aparecías, empecé a llorar, llegaste con la camiseta ensangrentada, el labio hinchado la ceja aun sangrando, te limpie, te fuiste a la cama te dormiste, recogí la cena, la tire a la basura, esta claro que no tenias ganas de comer, y ahora menos me apetecía, limpie tu camiseta como tantas veces lo había echo,  agua fría, agua oxigenada y muchas lagrimas, la tendí, y me fui a casa.. Te prepare el desayuno, te escribí una nota, me marche…
La ultima vez que nos acostamos, también me prohibiste la entrada a tu casa, te di las llaves, y me fui, empezabas a venir donde trabajaba a ligar, así las copas te salían gratis, me las descontaba de mi sueldo, las tuyas y las de tus amigos, no era tan buen trabajo como tu creías, ya empecé a cansarme, sabia que entre nosotros dos ya no había nada mas, lo único que nos unía, ya no éramos pareja, y estabas saliendo con otra, lo sabia, llego a mis oídos, era formalizado, y yo era la otra, tenia un retraso, tenia miedo a decírtelo no sabia como te lo ibas a tomar, me arme de valor, me plante delante de tu casa, me cruce con tu novia, me miro con asco, camine, la ignore, no era ella la que me interesaba, me parecía que era muy joven para ser madre, y si estaba embarazada que podíamos hacer, que solución podríamos tomar, yo me negaría a abortar, pensé que tu serias mi pilar, que ibas a aconsejarme, que me ibas a ayudar, me acusaste de haberme acostado con otro, que si estaba embarazada, no era tuyo, sabias que no había nadie mas que tu, la bofetada resonó en mis oídos, me sangraba la nariz, comprendí que tome una mala decisión al decírtelo, cometí un error, me dijiste que no querías volverme a ver, me marche, me limpie la sangre, las lagrimas, entre en mi habitación, rompí nuestra foto, ya no significaba nada, quise encontrar mi diario, lo perdí, me lo deje en tu casa, con otras cosas, ni las quería, después de esto bastaba, no quería saber nada mas de nuestra historia, deje el trabajo, y mire lo poco que conseguí ahorra, lo miraba, no sabia para que lo iba a usar, ni como me iba a marchar, me quedaría un tiempo en casa, para recuperarme, luego me marcharía, lejos..
Llegaron los reproches de mi familia, que si veía en lo que habías convertido mi vida, no quedaba rastro de esa chica viva, que ni atrevieras a aparecer, que te denunciarían, no podía decir nada, no iba a defenderte mas, me quede sin fuerzas, me fui apagando a tu lado, como una vela, había muerto, no sonreía, no hablaba, no tenia fuerzas, no recuerdo la ultima vez que comí, o dormí, por mi anemia no me bajo la regla, pero cuando me llego te lo comente, apague el móvil, odiaba mirarlo, sabiendo que no sonaría…
Una mañana entro mi madre en la habitación, me lanzo el periódico, me dijo da las gracias a Dios, por no haber sido tu la que iba a su lado, me incorpore, lo ley con atención, tu estado era grave, critico, el otro pasajero se salvo, un brazo roto, algunos arañazos…
Me vestí deje a mi madre atrás gritándome, y me fui a verte, las enfermeras muy simpáticas me entendieron, me dejaron verte, no pusieron problemas en ello, cuando te vi, me asuste mucho, te había perdido para siempre, no podía estar allí, lloraba sin parar, me preocupaba que no salieras de esta, iba todos los días a verte, coincidí con tu novia, te dejo unos libros, veo el que compraste, sonrió, y entre otros mi diario, me dijo “como lo aguantaste tanto tiempo, yo no puedo, te lo cedo” me dio la espalda y se marcho,  no me lo podía creer, te dejaba la persona que te amaba, o la que estaba contigo, yo no podía hacerlo…
Pase mucho tiempo a tu lado, me hice amiga de los médicos, de las enfermeras, les pedí unas recetas, les comente mis problemas de insomnio, comprendían que no dormían, el tiempo que estuve a tu lado no pegaba ojo, me dieron suficientes cajas, para cuatro meses me llegaban, eran suficientes para recuperarme, cuando despertaras, podríamos empezar de nuevo los dos…
Decidi dejarte mi diario, puede que asi a lo mejor entendieras algo, comprender que para mi fuiste lo mejor, quiza si lo lees, averiguas lo que escondia mi corazón, tu entero eras mi todo..
Una mañana me marche a cambiarme de ropa, me llamaron me dijeron que has despertado, que estabas un poco desorientado, pero nada mas, que tenían buenas noticias, te ibas a recuperar, sin secuelas, me puse feliz, supe que llego la hora, de irse,  les dije a los médicos que no comentaran que a tu lado había estado, que todo ese tiempo te había velado, que era mejor que no lo supieras, que prefería darte una sorpresa…
Pensé en el otro accidente, que pasaste, sabia que no cambiarias, no merecía la pena entregarse, no cambiarias, por mucho que me lo prometieras, lo sabia, deje el agua en la bañera, que se fuera llenando, tenia mis pastillas cerca, las cuchillas, recordé tus ultimas palabras “no te quiero volver a ver” , una cuchilla, recuerdo nuestra historia, otro corte mas profundo, como te conocí, siguiendo, del primer beso, la primera vez, veía los efectos, me tome corriendo las otras pastillas, el agua se tenia de sangre, el ultimo recuerdo que me vino a la mente, es a mi rompiendo esa fotografía, con la que dormía abrazada muchos días, la que besaba en muchas mañanas, se nos veía tan felices, y de allí oscuridad…
No te darán explicaciones pensaran que tu lo hiciste, y si no contribuiste, ahora tu diario, esta apoyado en mi lapido, leo las letras de su portada “para el amor que no supe apreciar” llego tarde, tampoco me hubiera creído tus palabras.
Me buscaras, pero me he ido a un lugar donde no me vas a poder encontrar, estoy lejos de donde tú quieres que este, me marcho para no volver, recuerda que hasta el último momento te ame…
Desde el cielo, te escribo, para que sepas a donde he ido…desde el cielo, con cariño…
Te amo y te amare…
que estés bien..

miércoles, 11 de julio de 2012

De el para ella



Pienso en su sonrisa, en su cabello, en como se movía, me he dado cuenta tarde de lo mucho que la amo, la he perdido, el tiempo no puedo retrocederlo, no puedo volver al pasado, en ese momento que dormía abrazado a su cintura, que me decía lo afortunado que soy  por haberla encontrado y cazado, sentir que es mia, respirar su piel, besar su espalda mientras duerme, para recordar siempre el calor en tus labios…
Ahora escucho, esa canción que dice todo lo que te tenia que aver dicho, y no me atrevía
 en su momento, diciéndome lo dejare para mañana, tendré mas fuerzas, ahorrare coraje, no podía decirte ni te quiero, sin sentir mis rodillas temblar, era tanta pasión, tanta tensión, que jamás he experimentado, ahora es tarde, para decírtelo, el tiempo paso y todo se destruyo, hay errores, que no se pueden remediar, no se pueden tapar, ni disculpas que solucionen las grietas, ni yodo que cure las heridas… tendré que hacerme a la idea, de haberte perdido, y vivir con tu recuerdo…
Paso la canción y me acuerdo de esa tarde cuando estábamos tu y yo, en mi casa, te recuerdo con esa falda, escuchábamos música, y salía esta canción, me invitaste a bailar, me llamabas con tu sonrisa, me hacías señas con tus dedos, recuerdo tus uñas pintadas de negro, me mirabas fijamente, te movías sutilmente, te decía que no sabia bailar, contenía mi vergüenza, aunque creo que mis mejillas ardían, con tu voz graciosa, me dijiste, “cariño déjate llevar, yo te enseñare, sígueme, mira muévete así” …Lo intentaba, pero no había manera, no podía moverme, mis pies se quedaron de piedra, acariciaba tus brazos, agarre tu cara y te bese, aun recuerdo, lo frágil que eras en mis brazos, cuando te conocí, parecías tan dura, jamás pensé que iba a entrar en tu corazón, era de piedra, detrás de unas puertas de hierro, con mil candados, solamente necesitaba las llaves adecuadas para entrar, deshacerlos y poder pasar entre ellos, tenias miedo y sentías dolor, no quería hacerte sufrir, mi amor…
La fastidie, y todo lo que te prometí, en un segundo lo destruí, te dije que no te dañare, que me dejaras pasar y te rompí, y ahora esto me mata, no se como encontrarte, tu móvil no da señal, a tu casa te fui a buscar, me quede mirando haber si aparecías, quise darte una explicación, poder tener la oportunidad de pedirte perdón, tus amigas, no me hablan… no importa, siempre te decían que no te fiaras, que mis apariencias engañan, que pretendía parecer bueno, pero que era como los demás, que te engañan, que una vez que te tienen y consiguen lo quieren te dejan tirada, que mienten y engañan… ahora puede que sea verdad, no se han equivocado, pero tu eras mi vida, no había nadie mas, maldita vida..
Recuerdo como me defendías, como hablabas bien de mi, diciéndoles que había cambiado, que no era ya aquel, que se iba con cualquiera, que bebía tanto que ya no sabia lo que hacia, que se metía en peleas por experimentar adrenalina, que ya no conducía cuando bebía, que no se drogaba, que ya no había mas chicas…
Todo, todo era mentira, no había cambiado, aparentaba, ponía de mi parte, pero las compañías me llevaban por caminos que no quería ir, y decía que por una vez no iba a pasar nada, que seria la última vez, y luego repetía...
Pero cuando tu estabas era como quería ser, era quien deseaba ser, sacabas mi verdadero yo, pero las malas compañías me volvían a decir, que me dejaba dominar, que eras tu la que mandaba mas, que ya no era aquel hombre que era, y eso me afectaba, no salía, no la liaba, y mi fama cambiaba, a veces no me controlaba, me importaba mas lo que decían de mi, que lo que crecía dentro de mi hacia ti… No sabia, que tu solo tratabas de salvarme, de llevarme a un mundo mas sano, que tu amor me iba a curar, que me daría otro tipo de seguridad, de fuerza, y de desear, una vida, una estabilidad, una tranquilidad…
Tenias una forma curiosa de ver la vida, loca, espontánea y divertida, no lo aprecie, y ahora daría mi vida, por poder recuperar un día junto a ti, porque no hay nadie como tu, ni el alcohol ha hecho que te olvide, ni las drogas que no te recuerde, no he conseguido invadirme, ni conducir sin rumbo, quizás buscándote, o deseando perderme, tampoco, otros cuerpos se parecían al tuyo, no tenían el mismo olor, la misma suavidad, esos labios el dulce sabor…
No es que fuera lo mas importante, pero recuerdo, cuando venias, te apoyabas sobre tus manos, con los pelos sobre la cara, podría ver entre ellos tu mirada de seducción, mordiente el labio, diciéndome, te voy a hacer el amor, apartaba tu cabello detrás de la oreja, te quitaba el flequillo de la frente, y apretaba mis labios fuerte contra ti, no sabes lo feliz que me hacías sentir, me dejaba llevar, era tuyo, era tu sensualidad combinada con tu dulzura, lo que me llevaba a la locura, no e conocido a nadie que tenga esa combinación, esa ternura, eres toque de niña y a la vez dura..
O las veces que me despertaba  y no estabas, como un loco te buscaba con la mirada, asta verte venir con el desayuno para mi, besándome y entregándome esas tostadas que tanto me encantaba, y tu metiendo el dedo en la mermelada, diciendo que esta sabrosa, pero que te gustaba mas como sabían mis besos, me robabas un beso y te marchabas a duchar…
Creías que no me fijaba en esos días que te arreglabas para mi, cuando iba a buscarte, y esperaba impaciente verte salir de portal, se me hacia eterno el tiempo, pero merecía la pena, siempre te recuerdo con esa sonrisa en tu carita, tu aroma que se quedaba en mi chaqueta cuando me abrazabas, o tu cacao cuando me besabas, me encantaba mantenerte solo para mi, no me gustaba compartirte, siempre que te he llevado en los círculos de mis amigos, escuchaba cosas que no me gustaban, pero jamás daba la cara, me reía y comentaba, presumía, de tu belleza, de cómo follabas, aunque no contara intimidades, reía y fingía lo que no era… Tu en cambio me defendías, dabas la cara por mi, les gritabas a tus amigas, que solo querían cuidar de ti, protegerte de mi, ellas sabían cosas de mi, que por no herirte, nunca te llegaron a decir, sabían que mientras estaba contigo, habían mas, aunque a la única que amaba eras tu, no podía renunciar a mi reputación, de chico malo, de conquistador, los colegas me decían eres un rompecorazones, me reía, y pensaba en ti, el día que te enteres te va a destruir, y ellos me decían “mírala, no te resistas, esta muy buena, llévatela a tu cama”… No te respetado, mientras que tu te centrabas solamente en mi, mientras yo tenia a otra en la cama, y por la mañana la sacaba de casa, tu estabas esforzándote en trabajar, soportando cosas que no eran normales, para poderme regalar, ese colgante que jamás me he podido quitar, ganando dinero, para poderte quedar en mi casa, comprando comida, planeando escapadas, siempre risueña, ahorrando cada moneda, dejaste de lado tus caprichos, para poder pasar conmigo mas tiempo cuando a tus espaldas me reía de ti…Tu inocencia hacia que me creyeras, tu amor por mi no te hacia desconfiar, o puede que tu interior lo sabias, ahora es tarde para preguntártelo, no te encuentro, no se si, estas en tu casa, en tu habitación, esa habitación donde la única foto que había era de nosotros dos, ordenada, llena de vida… No hay rastro de ti, ¿te marchaste de aquí? , no se donde buscarte, necesito encontrarte, se que no me creerás, pero ahora e cambiado, trabajo, e dejado de lado esas amistades que me arrastraban, no bebo, no me drogo, fumo, me ayuda a disminuir la ansiedad, no duermo, por las noches…
Es tarde, se que te he hecho sufrir, que no quieres volver a saber de mi, pero yo no puedo vivir sin ti, tenerte y perderte, me faltas, no has vuelto ni a por la ropa que te dejaste, aunque cuando te quedabas aquí usabas mas mi ropa que la tuya, me decías que mis camisetas te sentaba mejor a ti que a mi, y que los calzoncillos estaban hechos para ti, pero aun tengo tus vaqueros, tu camisetas, plegadas, duermo abrazas muchas noches a ella, huelen a ti, y así te siento mas cerca de mi…
Parece que te haya tragado la tierra, he preguntado, no he obtenido respuesta, es como si nunca hubieras existido, tanto te he herido, que nadie quiere pronunciar tu nombre, decirme donde te has ido…
A veces caminando entre la gente siento tu colonia, y me atormenta, me llena de dolor, me abruma y siento como sobre salta mi corazón, no te puedo olvidar, estoy en la cama cambia la canción, escucho, esa que te encantaba, que me decías que te sentías identificada, que sentías lo mismo que la letra, te movías lentamente, cerrando los ojos, cantándola en voz baja, aun te veo agarrándome la mano, diciéndome “te la dedico, esos son mis sentimientos descritos”… Oh que he hecho, ¿Cómo te he podido perder? Tenia lo mejor delante de mi y no lo supe apreciar, te perdí, y ahora no se como te puedo recuperar…
Extraño el marrón de tus ojos, tu cuerpo totalmente desnudo, diciéndome “esto es lo mas normal del mundo” sonriéndome y robándome la manta, me quedaba como un tonto mirándote,  y me volvías a preguntar “¿A que esperas abrazarme y darme calor, no ves, que me voy a congelar?, te rodeaba, te veías tan pequeña entre mis brazos, esperaba que te durmieras, escuchando tu suave respiración, era como un tipo de protección, no quería que te durmieras antes que yo, por si te querías marchar, y dejarme solo…
Cuando empezaste a decirme te amo, no supe como apreciarlos, no sabia lo que significaba, desconocía esa palabra, en cambio ahora la entiendo perfectamente a lo que te referías, eras la clase de persona que darías la vida por salvar la mía…
Como aquel día, que te vi por primera vez llorar, corriendo hacia el hospital, te quedaste toda la noche a mi lado, no sabes cuando me dolió, pero no hice nada para dejar de ver esas lágrimas en tu rostro, esas gotas cristalinas, que vertían de esos ojos soñadores, que poco a poco se iban llenando de tristeza, cada vez mas opacos, empezaste en ese momento a no creerme a desconfiar, aunque te tenia, ya nada era igual, estabas a mi lado, diciéndome “no te quiero perder” , fuiste la única que me fue a ver, mis colegas no estuvieron a mi lado, me metieron en un lió y todos se excusaron cuando salí, me dijeron “enséñanos las marcas, eso a las tías les va a gustar” otros comentando “ahora pareces mas duro, mas feroz, as sobrevivido de milagro” .
No tarde mucho en retomar lo que casi me destruyo, jugándome nuestro amor, cada vez iba a peor, pensando que si una vez tuve suerte la volveré a tener,  e asustado a la muerte, no me volverá a buscar, ahora ella me teme, pero no me daba cuenta que la única que de verdad estaba herida eras tu, no tenias consuelo, tus amigas te dieron la espalda por defenderme, escaparte de casa muchas veces no ayudo, la confianza con tus padres se esfumo, no tenias a nadie, te lo guardabas todo dentro, y empecé a dormirme antes que tu, no escuchaba tus llantos, tampoco observaba tus ojos hinchados, o no quería preguntarte por ellos, esquivando el tema, tu fingiendo tu sonrisa, muchas noches empezaste a dormir en mi casa y yo no aparecía, o volvía al día siguiente, disculpándome con falsas excusas, que ya no te creías, no decías nada, desviabas la mirada, la agachabas, tus ojos de lágrimas se llenaban…
No eras como otras pero no supe cuidarte, no apreciaba tu autentico valor, no supe cuanto valías, y la persona que eras, ahora me doy cuenta, solamente a ti te tenia, me cuidabas, eras mas valiente, eras fuerte por los dos, nunca llegamos a discutir, todas las palabras que me querías decir, que no podías, las empezaste a escribir, lo que te enamoro de mi, lo que te gustaba, y lo que no podías soportar mas, pero no tienes fuerzas de dejarme, aun tienes esperanzas, esperabas ese día en el que me diera cuenta de todo, que cambiaria y volvería a ser la misma persona que te enamoro, y no el cabrón que soy…
Empecé a beber mas, a drogarme y perder la noción de los días en los que no te veía, ya no leía ni tus mensajes, los borraba, o cuando me llamabas apagaba el móvil y pasaba de ti, no te contestaba, no te daba explicaciones, no me las pedías, me dejabas hacer lo que quería, mientras tus sueños e ilusiones se destruían…
No es que no te echara de menos, no es que no pensara en ti, o que tu preocupación por mi me molestara, pero tenia una fachada, tenia mi otra cara, tenia que enseñar quien mandaba, y me importaban mas las fiestas, que devolverte la llamada, sabia cuanto tiempo llevábamos sin vernos, sin besarnos, sin comer juntos, sin dormir en tu compañía, o hacer el amor…
Pasaba el tiempo y mi vida se volvió en dolor, te desgastaba, mi amor, te envenenaba, cada vez mas delgada, cada vez las ojeras eran mas negras, perdías tu belleza, llegue a faltarte al respeto diciéndote que te estabas poniendo fea, en vez de guapa, me burlaba, te humillaba delante de mis amigos, ellos riéndose, tu no decías nada, mirabas el horizonte, en tu cara se dibujaba la tristeza me reía y te decía “no pongas esa cara, es una broma de las mías”, me respondías con una media sonrisa, y bajabas la vista…
Ya no me importaba que me trajeras el desayuno, me importaba mas lo que opinaba el mundo,  a veces intentabas contarme tus preocupaciones, o tus problemas y te contestaba “estoy ocupado, amor” prefería hacerme un porro, que escucharte, era mas importante para mi, que lo que ley en tu diario…
”A la salida del trabajo, un hombre de aspecto extraño me siguió, me asuste, intente esquivarlo, me encontró, me intento violar, pero de milagro escape”
¿Dónde estaba ese día yo? Debía de esperarte a la salida, protegerte, y no dejar que nadie te tocara, no puedo llegar a imaginar el miedo que sentiste, y cuando me intentabas explicar, buscar consuelo, y no te lo di, me fue más fácil darte la espalda, y tratarte como cualquier otra…
Pienso en el día, que habíamos quedado, te dije que cenaríamos juntos, me esperaste la noche entera, aparecí de madrugada, con un ojo morado, el labio hinchado, y algunos moratones, por el cuerpo de mas, iba drogado, bebido, y no recuerdo nuestra cita, llorando me limpiaste la sangre ya seca,  me curaste las heridas abiertas, me dormí, cuando desperté, vi el desayuno y una nota tuya, diciéndome “Estoy en  mi casa, no quería molestarte, te deje descansar, te he lavado la ropa, y e recogido la cena” …Efectivamente lo comprobé, la cena que tanto te costo prepararme en la basura estaba, las copas ya lavadas, al lado de los platos, me sentí culpable, pero pase una vez mas de ti, me tome las tostadas, llame a los colegas, y volví a quedar, una noche mas que la íbamos a liar, a veces te llevaba a ti también, cada vez menos, me dedicaba a ligar con otras delante tuya, tu hacías como que no veías nada, como si no lo notabas, te conformabas con tenerme, y yo no sabia, no era consciente de lo que sentía por ti, es verdad que cuando pierdes a alguien ves su valor, siento tu vació, no lo lleno, no…
Una mañana recibí un mensaje tuyo, diciéndome si podíamos hablar, pensaba que me ibas a dejar, creí que tu paciencia llego a su fin, y que no podías aguantar mas, no fue así, te dije “si tengo compañía, pero enseguida se va a marchar me contestaste “estoy abajo, ahora subiré” estoy seguro que escuchases el beso que me dio al despedirse, que os cruzasteis, le dije que eras mi prima, empezaba una nueva vida, y tu sobrabas en ella…Te había prohibido la entrada en mi casa, te quite la llave, me molestabas…
Mientras me hacia una raya, te dije “bueno nena, dime que querías”, tu cara cambio, nunca te llame así, me decías que era feo, y que parecía de fulanas, pero no le di importancia, al revés “ tengo prisa, dímelo ya, seguro que no tiene importancia”, te sentaste enfrente mía, te temblaba la mirada, y toda asustada me dijiste con una voz cariñosa, que hace mucho que no escuchaba “veras, tengo un retraso, tengo miedo a hacerme la prueba de embarazo, estoy asustada por lo que pueda salir” , esnife la raya, me levante y te dije “de que vas, eres una puta, y me lo quieres encasquetar” …
Sabia que en todo este tiempo yo era el único con el que te habías acostado, pero entonces me hice el macho y te pegue un bofetón, no podré olvidar esa ultima mirada que me echaste, mezclada, de tristeza y lastima, me acerque a la puerta y te dije “no te quiero volver a ver”, agarrándote la mejilla enrojecida, ni me inmute cuando lo hice, aunque viera que tu nariz empezó a sangrar, no te ofrecí un pañuelo, o mi ayuda, te fuiste sin contestar, al volverme a sentar, me percate de tu diario, en algún momento debió de caer, no me moleste a leerlo, lo deje en la estantería, pensando que volverías a buscarlo, me parecía una tontería, y riendo dije “que cria”…
Pasaba el tiempo y empezaba a inquietarme, no sabia nada de ti, si iba a ser padre, o que echaba de menos tu estancia, aunque me fue mas fácil enmascararla, hacer como que eras una guarra, delante de mis amigos cuando me preguntaron por ti les dije “esa tía quería hacerme padre, a saber con quien se acostó, y se pensó que yo era tonto”…
No llegue nunca a disculparme por haberte pegado, o por como te he tratado, lo único que volví a saber de ti fue “falsa alarma, no te preocupes, no serás padre”… no me moleste en contestarte, había quedado, con mi nueva novia, tu me dabas igual, o eso creía yo, no se puede surtir una persona por otra, tampoco encontrar una igual o parecida a ti, eras única, me amabas con toda tu alma...
Tarde tanto en verlo, en comprenderlo, paso mucho tiempo, y si tu me has olvidado, yo no consigo hacerlo, me has marcado, y le pido cada noche a Dios, que cuide de ti ya que yo no estoy allí, que me perdone por hacerte sufrir, por no apreciar lo mas grande de mi vida, por dejarte escapar, marcharte de esa manera, crees que no observe, como temblabas, estoy seguro que no era frió ni miedo lo que sentías, llevabas muchas noches en vela, llorando por mi culpa, habías adelgazado tanto que asustaba, pero aun eras preciosa, no te lo dije nunca, como nunca te dije que te amaba, no quería comprometerme con nada, y sin querer lo hacia, me enamorabas cada día, pero lo que no sabia es que la vida me iba a dar una lección, y no estaba de llegar ese día, el que me hará cambiar, el que me abriría los ojos, y vería lo entupido que e llegado a ser, como me comporte queriendo aparentar, cuando tu eras lo que mas me preocupaba…
Una típica noche donde las drogas desfilaban el alcohol corría, yo con mi nueva novia, tu le dabas mil vueltas, pero tenia que aparentar como siempre, que no me dolía para nada tu marcha, alguna gente me pregunto por ti, si seria padre, se reían, diciéndoles “no caerá esa breva, aun para eso falta, le ha venido la regla”, en el fondo quería formar una familia contigo, pero seguí haciendo lo que mejor se me daba, ponerme la mascara…
Después de un rato, agarre a la chica y le dije “nos vamos a casa, que hay que acabar el día como Dios manda” entre risas, subimos al coche, me había pasado con la bebida, con las drogas, pretendía olvidarte, no sentir tu ausencia, iba por la carretera ha toda prisa, sentía la adrenalina, me sumergía en un profundo pensamiento, un sentimiento de culpabilidad me enveneno, escuche un grito, después un estruendo, deje de ver, cristales rotos, y no recordaba nada…oscuridad, pensé “esta vez no esquive la muerte, se me va llevar”…
Desperté un mes y medio de coma, no recuerdo nada, si paso algo, nadie aparecía, nadie me explicaba nada, me gire y vi una nota, inmediatamente pensé en ti, pero al leerla me di cuenta de que no era tu letra, ni mucho menos se leía algo así como “ he salido con vida, no he sufrido grandes daños, pero no puedo estar contigo te dejo, me pase por tu casa y te he traído algunas cosas por si despiertas, puede que las necesites”… Entre esas cosas estaba tu diario, aparte de unos libros, no se daría cuenta de lo que me traía, y ha cogido lo primero que tenia a la vista…
 Los primeros días no me atreví ni a abrirlo, ni a leer que ponía, me daba miedo a lo que podía sentir, lo miraba, lo agarraba en la mano, lo dejaba y así, asta que decidí sumergirme en tus pensamientos, no recibí ni una visita, te extrañaba, y leía, conforme pasaba las paginas, veía lo mucho que luchabas, tenias anotado todo, al milímetro, diciendo cuando te dañaba  “pero lo amo tanto”, comprendí, como te enamorabas, y como tus noches, te torturaban, “se que esta con otras, pero se dará cuenta de que lo que siento por el, no podrá sentirlo nadie, no le amaran como yo, solo quiero protegerlo, alejarlo de ese mundo, se que el en el fondo no es así, veo en sus ojos azules, que es bueno, lo vera, vera la verdad”…
Claro que lo he visto, pero ahora es tarde, no se donde encontrarte, y el que escribe un diario soy yo…
Un día iba por la calle, y escuche una risa, juraría que era la tuya, intente seguirla, pero no la encontraba, me estaba volviendo loco, o simplemente te escondías de tu pesadilla, yo...
Pase mucho tiempo en ese hospital, que nadie se molesto en venirme a buscar, leí muchas veces tu diario, se partes de el, de memoria, como “si sigue por ese camino, solo se va a quedar, lo acabare dejando, aun aguanto, pero no se cuanto soportare esta situación, si lo pierdo, me voy, no se a donde, pero no quiero ver los sitios a los que solíamos acudir” …
Sufro el mayor castigo, no se donde estas, no das ni una pista, deseo encontrarte, acariciarte, abrazarte, suplícate, pedirte que me perdones, que me des otra oportunidad, no te voy a fallar, apreciarte, demostrarte que esta vez he cambiado de verdad, que soy otra persona, que deje atrás a todas esas malas influencias, y que tu eras la esencia de mi vida…
Es muy tarde, ahora el que no come, no duerme, y se refugia en su habitación, soy yo, he llenado tu buzón de voz, con mil mensajes, no e recibido contestación, no puedo acostumbrarme a que te he perdido, no se que hacer, solo pienso que estés bien…
Seguramente lo de mi accidente llego a tus oídos, me pregunto si viniste alguna vez a visitarme, a velar por mi como siempre lo hacías, cuidándome, cogiéndome la mano, asustada, acariciando mi mejilla, siempre con lágrimas en las tuyas, cuanto daño te cause, y tu aguantándome, te doy las gracias, escribo estas líneas, para que veas, que se lo que e echo mal, lo arrepentido que estoy,  lo mucho que me gustaría enmendar mis errores, cambiarlos, apreciarte, y tratarte como te mereces, con ternura, con respeto, con fragilidad, darte estabilidad, no volverte a fallar, tengo el corazón encogido desde que te has ido, miro hacia atrás, y retroceder el tiempo, para volverte a tenerte desnuda en mi cama, buscando el calor de mis brazos, dormir mienta escucho tu respiración…
Sabes que nunca quise conocer a tu familia, en cambio tu sabes mi historia, sabes como perdí a mi familia, que crecí con mi tía, en cambio yo no se nada de la tuya, se que no me aceptan, se que no me querrán ver, pero me armare de valor y fuerza, para entregarles este diario, les pediré perdón, normal ellos solo querían proteger a su pequeña, me veían como una amenaza, no estaban en contra de nosotros, pero cada vez te trataba peor, y entre todos te estábamos destruyendo, el que mas, yo….
Les pediré que me hagan un favor, no quiero molestarles solo que leas esto, mi transformación, quiero que vuelvas, que me respondas, esperare lo que haga falta esa segunda oportunidad, solo quiero que llegue, no te volveré a dejarte escapar, estoy seguro de ello, estoy muy arrepentido, no me importa nada mas en este mundo, se que me he dado cuenta de ello tarde, pero no se como vivir sin ti, te necesito…
Espero tu respuesta, y te diré algo que te tenia que haberte dicho hace mucho, hace tiempo atrás, y jamás tuve suficiente valor, ni fuerzas, para que esas dos palabras salgan de mi boca, ahora te lo digo con el alma, con el corazón….
TE AMO

martes, 3 de julio de 2012

Mi propio océano


¿Sabéis esos días en los que piensas que ya no puedes hundirte mas, que parece que has tocado fondo?
Es cuando te das cuenta de que tu vida es un gran océano, oscuro, frió, y solo, te ahogas, te atrae, y sientes como te ahogas que la luz se aleja mas de ti, cada vez mas distante, y mas difícil de alcanzar, pero sin embargo te vas adentrando en esa oscuridad, sabes que no estas solo, y allí hay criaturas, que se alimentan de ti, o que las vas alimentando tu, que te devoran, que te dejan sin aliento, o puede que solo sean un cúmulo mas de problemas.
Las temes, y las relacionas con todos esos problemas o esas personas que traen el caos a tu vida, temor, recuerdos y fragmentos de dolor, intentas luchar con todas tus fuerzas, intentas alcanzar la luz, sostenerla con tus propias manos, pero es inevitable perderla, quieres respirar el puro aire, que la ansiedad se valla, que tus pulmones tenga un ritmo constante, que tu corazón no sienta mas pinchazos, y que todo se calme.
Pero no hay manera.
Me sigue tragando, desciendo, consciente de que mis fuerzas me abandonan, y al final cedo, dejándome llevar, ya no quiero luchar, ya no tengo fuerzas, y ya no puedo, la angustia es mas grande, el dolor mas fuerte, y no encuentro nada de valor en mis bolsillos, no hay nada a que aferrarse, porque los sueños nos desilusionan cuando no se cumplen de la misma manera en la que nos los planteamos, que si las ilusiones no son las mismas, nos defraudan, pero así es la vida, hay que aferrarse, o hundirse, y yo escogí hundirme, dejarme llevar, irme lejos, navegar, sumergirme en mi interior, y no salir mas a flote, cerrando las puertas, no dejar que nadie pase y huir, de aquello que puede destruirme o de aquellos que están destinados a hacerme sufrir, no creo en lo bueno, porque no he podido jamás tocarlo, y hace tiempo que conozco el sufrimiento y la soledad, son como una mochila, la llevo a todas partes. Huir no es de cobardes, si no adelantarte a lo que puede suceder, a la catástrofe que puede derrumbar los muros que tanto te ha costado construir, que tanto has sudado en levantarlos, en miles de promesas, en miles de juramentos, y fuerzas, lagrimas, todo para nada…
Pero no termina, creía haber tocado fondo, estar en la profundidad, y solamente acaba todo de empezar, me encuentro por la mitad, y aun queda camino por recurrir, aun hay lugares mas oscuros, en los que no puedes ver ni la luz de lejos, en los que solo estas tu y tu pánico, te atrapa, no te escuchan y las lagrimas no valen, se dispersan entre la sal, no pedía lastima, si no una mano a la cual aferrarme, pero te encuentras con puertas cerradas, o con puertas que te acaban de estampar en las narices, pero así es la vida, tu necesitas, y te dan la espalda, y tu debes de estar dispuesta a aguantar, y cargar, con el peso de los demás y los propios, porque la gente egoísta, tiene la característica de pensar y acordarse de ti en sus peores momentos, creyéndose, que por preguntarte “¿Qué tal?” ya se esta preocupando por ti…
Pero realmente quien se siente a tu lado, y te seca las lagrimas, o quien mira a través de tus ojos, y ve que están constantemente llenos de lagrimas y empañados, que en mitad del caos de la vida, gritarías con fuerza, quizás para que exploté el mundo, o puede que para se detenga el tiempo, y te de un suspiro, un descanso, pero nadie sabe, con lo que puedes llegar a cargar, la gente es cínica, usa sus problemas con fines, sexuales, como lastres, como victimas, y a ti, quien te pregunta en que piensas cuando tu mirada se evade en la distancia, en el frente, porque nadie te pregunta, o adivina tu sonrisa falsa, o porque te tiembla el pulso, pero es fácil de solucionar eso, con decirte, ·¿Qué tal?” esperan tu ayuda, aunque jamás te la hayan dado, cuando has querido explicarle algo, te decían “llego tarde” “he quedado” “tengo prisa”..
¿Por qué debería yo de darles mi mano? Porque debo de consolar a los demás, ser el yodo para sus heridas, acaso esas personas han sanado algo en mi, o me han hecho la existencia mas fácil, ahora el termino amistad, se usa muy a la ligera, como muchas otras cosas en este mundo, pero es lo normal, yo que pensaba que la amistad era incondicional, para lo bueno y lo malo, algo eterno, un amor diferente, pero ahora es mas, personas que quieren aprovecharse de ti, que seas su consuelo, su clinex, sea el termino que sea, o en el sentido que sea, mucha gente no se acuerda de tu existencia si no están en ese océano…
Pero cree alguien, que a mi me han enseñado a nadar, o me ha sacado a flote, de echo sigo aquí, hace mucho que me encuentro sumergida, hace tiempo que no salgo de el, pero he aprendido sola a nadar, y aunque este ancla me lleve cada día mas al fondo, no voy usando mis problemas, no me voy arrastrando, no necesito ser la carga de nadie, no  me aprovecho de ellos, para conseguir algún propósito, esto es mió, es intimo, es parte de mi alma, es mi dolor, es mi espina, es mi grito, son mis lagrimas, esta soy yo…
Soy mi propio monstruo, con mis demonios dentro, que intentan salir, los mantengo dentro de mi, camino con ellos, escucho sus voces y por mucho que suba el volumen de la canción los escucho, siento sus púnalas, sueño con ellos, son parte de mi vida, de mi pesadilla, de mi destino, de mi camino…
Y aunque respire, hace mucho que he muerto, el mundo sabe como destruirte, como encargarse de golpearte, de hacerte pedazos, pero aunque no pueda levantarme, ya no necesito palabras falsas, ni personas que se creen mejores, por indagar, eso no es ayudar, es escarbar en tu vida, la verdadera persona que se preocupa, no te sonsaca, te seca las lagrimas, y te susurra al oído que si necesitas hablar esta allí…
Cada uno tiene su propio océano, pero debe aprender a nadar con lo suyo, algunos tienen a que amarrarse, y otros no, mucha gente no tiene ni poder para salir, y no se lamentan de ello, continúan y siguen, esperando el final… sea cual sea…