Google+ Followers

viernes, 12 de octubre de 2012

La ultima hoja del otoño


Vivo, pero no existo, estoy entre la gente, pero sin estarlo, sola, y llego el día en el que mis costillas me prometió que ya no protegería mi corazón, y con cada suspiro, con cada lagrima caída, noto como la sangre viaja por mis venas, como el corazón impacta contra mis costillas, choca fuerte, golpe, golpe, recuerdo mi mala suerte, o acaso así debían de ser las cosas..
Oscuras…Vacías…
La gente dice, que merece vivir la vida, que sabrán ellos, que sabrán que tienes que llevar una mascara cada día, las 24 horas, 12 meses al año, y esa mascara pesa, ahora mismo pesa cada uno de mis huesos, o acaso ya estoy tan cansada que no puedo sostenerme sobre mis pies, pero para que caer de rodillas si ya conozco el suelo, me e echo demasiado a ello, nadie sabe que cuando la mascara cae, caigo con ella, que mis costillas no son tan fuertes como creía, me deshago entera, recuerdo tiempos, sonreía, recuerdo otros lloraba, era feliz o me engañaba a mi misma..
No puedo recordar un buen día, ahora no hay ninguno, mi escudo, mi mascara, están destruido, y lo que e escondido, esta ahora al asecho de cada uno, y recuerdo pienso si he dañado a todo el mundo, no puedo esperar la felicidad, me es imposible soñar con esa magia que puede que exista..
Me e casado de las promesas, de las palabras, donde van esas cosas, nadie te muestra un echo, nadie es valiente, todos desaparecen, se acuerdan de ti cuando te necesitan, hoy por ti mañana por mi, y cuando llega ese “mañana” donde esta esa persona, apuñalándote por la espalda, no puedo rechazar ayudar a los demás, pero no soporto mas los golpes de cada uno, me debilito, estoy sollozando, no puedo descansar, cierro los ojos, entre pastillas, olvidando las cosas del día, pensando que mañana será otro día, intento verlo como un comienzo, pero no alcanzo nada, me hundo, en el fondo, en lo mas oscuro…
No me hagas daño, protégeme, lo único que pedía, no se cumplieron mis deseos, y me destruí con ellos…
Envidio a la gente, avanzan, yo me he quedado parada, como en aquellas películas, que el mundo, el paisaje, todo cambia, y te sientes muerta, como aquella hoja que cae del árbol despacito, despacito, posándose sobre el suelo frió, siento como la gente, cambia sus vidas, como todos te olvidan, y los envidio, ellos tienen algo que yo no tengo y no tendré jamás, esa bonita sonrisa, ese éxito en la vida…
Les importa muy poco a aquellos que me hacen daño, no miden sus palabras, me he cansado de palabras, de palabras, necesito hechos, me preocupo, te dicen, ya no puedo creer en ello, porque es fácil decirlo, pero cumplirlo es otra cosa, solo son otras bocas, otras voces, las mismas palabras, dichas por diferentes personas, y las consecuencias son las mismas, se marchan, y te culpas, cae sobre ti la fría culpa, tu eres la culpable, lo has hecho mal, necesitas el castigo, y sabes entonces que no mereces nada mejor, que lo que te pasa es que te lo buscaste tu, así que no te lamentes…
Me he cansado de morder mis rodillas para no gritar, de llorar en silencio, de vivir la trágica vida, sin un final, no busco, no buscaba grandes cosas, solo un poco de felicidad, me conformo con pequeñas cosas, no necesito una vida maravillosa, amor, eso no existe ya, que me aprecien tampoco, lo único que espero es que me dejen vivir mi vida, a mi manera, ser feliz, y que la gente cierre su boca, que si saben que mañana se marchan que no se acerquen, que me dejen, no necesito mas sufrimiento, tengo bastante con lo mió, no quiero ser el pañuelo de nadie, no quiero que me tengan pena, soy fuerte, me recupero sola, al fin y a cabo así ha sido siempre mi vida, soledad…
No escribo la historia de otra persona, si no la mía, las noches, cuando me peleo, cuando me desprecio, hace mucho que ya no me quiero, se trata de fingir, decir, estoy feliz, es muy fácil, una cuando lleva años fingiendo todo, se acostumbra, pocas cosas te pueden tocar ya el alma…
A este paso, el corazón, reventara, los nervios me consumen, mi rostro puede hacerte un resumen, pero las ojeras son de moda, puedes echarle la culpa al insomnio, que es la excusa mas frecuente, igual que esas personas que se marchan, se alejan…
No puedo saber si estoy viva, no tengo ninguna señal, todo es mecánico, todo lo hago, porque es mi responsabilidad, debo hacerlo, debo estar aquí…
Odio estar muriéndome, y sufriendo, desgastándome poco a poco, estoy en fase terminal, pero nadie parece que se de cuenta, mi existencia se alarga, podría acortarla, pero es una cobardía, el suicidio daña a demasiadas personas, así que me conformo y sigo viva pero sin existir, puede que algún día me dejen ir, porque aunque no lo vean por fuera, por dentro estoy ya muerta, no siento nada, culpa, vació, me da igual, me despierto, se que se tratara de otro golpe que recibiré, no hay gratas sorpresas, pero estoy cansada, me conformo, me cayo, disimulo las lagrimas, he aprendido como hacerlo, aunque me duele todo, no es solo el cuerpo, que sufre, que esta demacrado y feo, si no mi interior, mi mente, no esta enferma solo cansada de la vida, soy sensible, demasiado sensible, y ligera, como esa hoja, esa ultima hoja que cae en el otoño, la ves y sabes que viene el invierno, y en primavera volverá a nacer, no quiero volver a existir, la vida me a consumido, a bocados, a grandes bocados, me han destrozado entera, jamás llegue a este punto, a cuestionarme la vida, a no tener a que sujetarme, me alejo de la gente, no soy salvaje, se que me dañaran, se que puede ser el golpe mortal, no me arriesgó, no es por mi, no es por ellos, es por las personas que me han dado la vida, aunque ellos no lo sepan, me importa, y yo a ellos… soy su hija…
La poca estabilidad, la mantengo por ellos, la poca fuerza, la conservo, no quiero que me vean tan hundida, pero ya no puedo más, no escuchar mas mi corazón suplicándome que le deje que se marche, que esta cansado, no puedo mirarme al espejo, me da miedo mi reflejo, esas ojeras, esos ojos no mienten, mi alma sufre, lo veo, esta delante la prueba…
Vivo, pero no sueño, no espero que ocurra algo, solo quiero marcharme y dejar todo atrás, no encuentro mi sitio, no entiendo que he hecho mal, en que cosas me he equivocado, no soy perfecta, se que he dañado, intento cambiar constantemente, pero ya nada funciona, todo sale mal, pongo empeño, doy todo lo bueno que tengo, y solo recibo desprecio, puede que es lo que me merezca, he respetado, he sido educada, he pedido perdón cuando hacia falta, y cuando no debía, me he rebajado, se que el ego te ciega, que el orgullo no te lleva a ninguna parte, pero tampoco mi sacrificio fue de mucha ayuda, porque todo ha acabado igual, luego te dicen porque eres fría, porque te alejas, porque se que si no es hoy, mañana me darás una bofetada…
Y lloro, no por los que se van, si no porque me pone triste ver, que aquellos a los que mas quería, los que apreciaba, dejan su huella, se van después de hacerte daño, dejándote atrás, ver que no les importaba tanto como me importaban, no me apreciaban de la misma forma, lo he intentado todo, lo he hecho de tantas maneras, y siempre ocurre la misma historia, es mi culpa, o elijo mal a las personas, no creo, es culpa mía, analizare todo lo que hago, de fin a cabo..
Durmiendo siempre de la misma manera, por favor mañana que sea un nuevo día, solo poder sonreír, ser un poco feliz, solo por un instante, o estar tranquila, pero vuelvo a ser esa hoja que desciende poco a poco, y espero que llegue ese día, en el que caiga, que me olviden, que no me recuerden, que no nombren mi nombre, no necesito morir para que hablen bien de mi, no quiero que digan mas mentiras, no quiero escuchar, pobrecita, solo quiero dejarlo atrás, dejar de existir, dejarme ir…
Lo haré a mi manera, esperare ese día, quiero que en mi lapida ponga “murió por sufrimiento y dolor, su corazón exploto”, hoy me acostare pensando en ese día, ya que no ocurrirá nada que me devuelva la sonrisa, me he extinguido como las cerillas, mi vida depende de mi, no de las personas, pero no soy inmune, no soy inmortal, no puedo vivir así, cuando todo me bombardea, todas las flechas me golpean, pero aun falta la ultima, el golpe mortal, y dejar este mundo llorando de felicidad, entonces diré, todo mereció la pena, no me importa lo que hay después, no debe de ser peor que esto, no puede haber un lugar peor, además alguien que ya ha muerto, no puede temer a la muerte, solo quiero dejar este cuerpo claustrofóbico atrás sin mirar a nadie a la cara, ni despedirme de ninguna persona, nadie se merece tal cosa, irme como todos se han ido, sin saberlo, sin que se enteren, desaparecer como si no hubiera existido, pensaba que la vida nos iba a poner a todos en nuestro lugar, pensaba que llegaría el día en el que todo el que me dio con esas flechas, lo pagarían, no es rencor, simplemente es mi instinto de justicia, pero hasta para eso la vida es injusta…
Así que no pienso ni el karma, ni en el tiempo, ni en nada, solo esperare que esa flecha me traspase, que la última hoja caiga, irme, sin lamentar nada, se que no dejo nada de valor atrás, se que nadie echara de menos mi falta, pero por favor no digáis palabras, falsas, cuando te vas, suelen decir cosas bonitas, cuando vives te destruyen, una persona no se aprecia por su muerte, si no por su vida…
No se trata de un suicidio, me habéis matado entre todos, es un asesinato, aunque hayáis usado la palabra, no quiero palabras de esas personas, falsas, no quiero que nombren mi nombre, que me recuerden, que ensucien mas mi cuerpo, ni nada de mi, allí donde vaya espero ser feliz, no quiero irme y oír palabras que no habéis dicho, palabras, lo siento, haber dicho esas palabras cuando hacían falta, ahora son vacías, vacías como se encuentra ahora mismo mi vida, no es una despedida, no es un asta luego, hoy se que no será el día que me vaya, pero suplicare que llegue pronto, irme rápido, no entretenerme mas, irme con paso rápido, alejarme de todo…
Hasta los ángeles se marchan, lo descubrí, hasta ellos me han dejado sola, ya no me protegen, no me custodian, se han olvidado de mí como la mayoría de las personas que me importaban, ahora todo me da igual…solo quiero alejarme, correr lejos…
De todos aquellos que entre todos me habéis destruido, os agradezco lo que habéis echo conmigo, desear la muerte, sin poder mirar hacia delante, bajar la mirada ante el futuro, demasiados disgustos, entre tantos habéis borrado mis sueños, mis esperanzas, y las ganas de vida, de levantarme y luchar, por algo que ya no tengo, que ya no me pertenece, que ya no es mió, que me sienta extraña en mi propia piel, que no deje que nadie me toque, que me coja cariño, que acaricie, que confié, y crea en las personas, en mi misma… Gracias
Mirare hacia el paraíso, hacia el final, por favor no me recordéis jamás…

jueves, 11 de octubre de 2012

Primer amor, primera traición

4: 25, exactamente, me despierto de un sobre salto, y no puedo evitar mirar a mi alrededor, estoy en mi habitación, me tumbo y pienso, pienso, no puedo evitar la decepción, ya es inevitable soñar el mismo sueño, parece mentira, tras haber pasado tantos años y sentirlo tan profundamente, pues me tumbo, me retiro el pelo de la cara, y lloro, lloro, no se porque, por la nostalgia, por la perdida, por que, pero no es tristeza, ni alegría, es, vació, recuerdo, y no puedo evitarlo, no pienso en ti, hace mucho que no lo hago, no te recuerdo apenas de día, pero parece que de noche si, y recuerdo esos días, en los que te empeñabas a enseñarme a jugar a la diana, mi torpeza, como tu cuerpo se pegaba al mió, me indicabas como hacerlo, que debía, y a pesar de todo no me salía, no podía hacer otra cosa que estallar en carcajadas, era patosa, muy patosa, cada canción que me dedicabas, recuerdo su letra, decía algo así, de no te olvidare, y no hacia falta que me digieras con palabras te la dedico, porque tus ojos, esos ojos marrones, tirando a miel, me hablaban, me decían, que era para mi, y me sentía afortunada, si muy afortunada de tener ese vinculo, te leía, averiguaba tus pensamientos, y el deseo que crecía entre los dos, fingiendo que nos llevábamos mal, para poner como excusa una torpe pelea, que acababa, en abrazos, me resistía, o al menos, eso parecía, pero en realidad, no había nada mas que deseara, que me abrazaras…
No había grandes cosas, ni deseos, solamente esperaba despertar, para poderte ver, porque mi nombre en tu boca sonaba mejor de lo que esperaba, era precioso escucharlo, no me cansaba, no habían besos, ni sexo, habían caricias robadas, miradas, pasión, y deseo, gran deseo, aun recuerdo mi sonrisa en tu mirada, lo feliz que era, y sabia que el tiempo acabaría, pronto, y me marcharía con el corazón roto, sabia que no era eternamente, y deseaba besarte, porque tus labios tenían algo, eras mi fruta mas deseado, si yo fuera Eva también hubiera pecado, si tu serias mi manzana, estaba entre la espada y la pared, y solamente nosotros lo entendíamos, que no podía ser, las circunstancias, la vida lo ponía difícil, hasta una pequeña conversación de cuando seriamos mas mayores escaparnos, me encantaba la idea de que una persona me esperara, pero la vida cambia, cambia a las personas y todo se lo lleva el viento, y ahora queda el recuerdo, de una historia de adolescentes enamorados en un mundo de pecados, y lloraba entonces, y lloro ahora, porque se que jamás pudo ser, y ya nunca será, la vida ha cambiado, nos ha cambiado, donde quedaba el chico dulce que deje atrás. Se esfumo, entre historias, entre sabanas, en las sabanas de otra, tu amiga, confiabas en ella, aunque lo amaras en secreto se lo contaste, te traiciono, y al marchar, y saber que estaban juntos, te quedaste destrozada, había días que por algún motivo sentías su aroma, puede que aun lo sienta, puede que aunque no te besara te amara mas que a cualquier persona.
Decidí romper las reglas, decidí dejar mi corazón respirar, dejarlo en libertad, y que escogiera a otras personas, eso es lo que tu has hecho, prometerme una cosa y hacer otra cosa, no sabría decir que dolió mas, la traición de una amiga, o la traición de un amor, colgué mi vida, y deje atrás a esa adolescente que no vivía la vida, que se alimentaba de esperanza, que se decía puede que algún día, aquella niña que miraba tu fotografía, que la tocaba, y volvía a tus abrazos, que te miraba a los ojos, y sentía como las fuerzas se iban, me desvanecía en tus brazos, y así me desvanecí, salí de tu territorio, me fui y no quise volver, y tras años, de enterramientos, has vuelto a aparecer, no entiendo el regreso, tantos sentimientos, supongo que fuiste mi tierno amor, supongo que fuiste la persona mas especial de mi vida, y no puedo mirarte sin sentir lo mismo, no puedo evitarlo, me refiero, a esos tiernos recuerdos, porque no he vuelto a amar de esa manera a nadie mas, tus caricias, eran suaves, eran tranquilizadoras, y tus ojos, tus ojos, eran mágicos, pero la vida continua, y lo que tuvimos, o lo que paso, nunca mas apareció, nunca hemos vuelto a sacar el tema, tu tienes tu vida, y yo cogi otros trenes, para ir lejos, de esas traiciones, se estrellaron todos, y me pregunto que hubiera pasado si me hubiera quedado entre tus brazos, nunca lo voy a saber, eso es un misterio, se que nunca mas hablaremos de el, pasara el tiempo y se quedara enterrado entre esos secretos, que todos tenemos, y me gustaría olvidarte, olvidar todo, olvidar esa canción, olvidar tus ojos, tu sonrisa, tu pelo, el olor, quiero que te vayas, quiero que me dejes, que no aparezcas mas en mis noches, sumergirme en esos sueños que tenia antes de volverte a ver, caminando bajo la lluvia con calles vacías, porque el mundo para mi así esta ahora, no luchare por ti, no sacare el tema, tu vida ha cambiado de rumbo, nada y nadie nos juntara, un amor adolescente, un amor, lejano, quedara olvidado…
Las cosas bonitas en esta vida se olvidan rápido, en cambio las malas, hacen agua, se estancan y no hay un desagüe por las que se marchen, moriremos ahogados en nuestra propia mente, en nuestro interior, aquellas historias, aquel dolor, la conciencia, nos ahogara, no habrá manera de salir a flote, pasara el tiempo y envejecemos deprisa, maduraremos, y acabaremos conformándonos con cosas que no nos hacen felices, esclavizando nuestro cuerpo, obligando a nuestro corazón, dejamos de creer en los sueños, y las esperanzas se fueron hace tiempo, y pasan años y te das cuenta de que estas sola, aunque tengas una familia, pienso en las ganas que tengo de romper todo mi mundo, de hundirlo, de huir, de marcharme, y dejar de preguntarme que leches, hago aquí, cual es mi misión, no soy exigente, solo busco esos brazos que tenia antes, que me protegían, esos ojos, que no me mentían, y me decían te quiero cuando los miraba, me conforme, sufrí, y no me recompongo, y pasan los segundos, y la angustia crece y crece, y me mata, quisiera ser una bomba y arrasar con todo, destrozar todo a mi paso, y que mi vida sea rebobinada hacia atrás, ver cada instante, y no volver…
Me parece tan patético, que la gente hable de cosas que nunca ha sentido, de cuanto sufren cuando nunca han llorado, que digan que conocen la soledad, cuando jamás se han sumergido en el frió, que echen de menos a algo que han perdido, cuando tienen todo, y yo estoy viviendo con todo eso, vivo el presente, encadenada al pasado, he intentado romper esa cadena y volar, pero es imposible, es mucho mas fuerte, esta metida en mi carne, y no hay manera de soltarme, cada vez mas corta, mas dolorosa, no hay llave que me libere, que me deje ser feliz, libertad, respirar aire fresco, marcharme de este lugar…
No puedo invertir el transcurso de la vida, no hay marcha atrás, solo puedes seguir, pero cuando tu cuerpo no puede mas, que haces, cuando no puedes caminar, y decides descansar, diciéndote, mañana será mejor, y te levantas y es peor, y pienso en ti, en lo mucho que te ame, que será ahora de mi, no he sido nada sin ti. Ahora soy mujer, y pienso, acaso es que mi corazón se quedo contigo, parado los amores que han seguido, si fueron engañosos, me decía ámalos, entrégate, porque total la persona que una vez fuiste, la persona que has sido, se ha ido, ha muerto, a lo mejor, esto no ha sucedido, y sigo en la escalera de ese portal, donde estuvimos apunto de besarnos, apoyando mi cabeza en tu pecho, oliéndote, solamente quiero volver a refugiarme en ti, esconderme allí…
Me hace gracia, te dicen eres joven, tienes tiempo de enamorarte, aun tendrás mas oportunidades, el amor esta mas cerca de lo que crees, y si lo deje atrás, a quilómetros de distancia, tus noches, son igual que las mías, me refiero si te despiertas, y piensas en mi, o si te acuerdas, aun me acuerdo de ti, nunca fuiste del todo mió, se que nadie nos pertenece, pero me refiero que nunca he tenido la pequeña oportunidad, de ir mas lejos que jugar con tus manos, de agarrarme de tu cuello, acariciar tu rostro, y puede que no lo supieras, pero te hubiera entregado todo, y al enterarme de esa traición, esa niña que jugo contigo, haciéndote cosquillas, enfadándose con ser tuya, cabreándome por ser tan diferentes, y odiándote a veces, te amaba, me quede en un rincón, llorando, y ahora soy mujer, tengo las ideas claras, hemos crecido, han pasado tantos años, pero miro tus fotografías, y pienso en esta historia, se que es difícil de entender, se que nadie me va a creer, pero era tan feliz, tumbada en la hamaca, mirándote de reojo, eras tan tonto, éramos diferentes, y sin comprenderlo, me fije en ti, pensaba en tu mentalidad, siempre por encima de todo, creías que eras el mejor, y sin embargo yo tan pasota, me dedicaba a vivir la vida, entreteniéndome con las pocas cosas que tenia, y nos enamoramos, pero daba igual, no podía ser la elegida, era un pecado, me hacia una idea, pero como muchos hombres, ese tiempo que estábamos juntos, en vez de disfrutarlo, apareció un problema, tu nueva novia, patético, te miraba a los ojos, y veía lo que sentías, no la querías, me mirabas de reojo, seguramente la besabas y pensabas en mi,  me dolió, lo supere, te miraba y no creía que fueras capaz de eso, me engañe, porque después de ella, fue mi amiga…
Pero mi vida se escapaba, cargaba con ello, ruinas, mas ruinas, noticias que derrumbaba, mi vida, cuando me dijiste que no podía ser, que no llorara, me quede, mirando el cielo, haciendo que mis lagrimas desaparecieran, pero así es la vida, te conformas, y esperas, que pasen los días, y que todo se vaya a la mierda, besas por despecho, desapareces en el silencio, y lo das por perdido, sabes que cuando puede ir a peor ira, y a mi simplemente se me a tragado la tierra…
Han pasado años, y no creo haber mirado igual a nadie a los ojos, con esa mirada sincera, fuiste el primero que me enseño el dolor que proporciona el amor, conociéndolo, y ver la fuerza de destrucción, aparte de enseñarme el amor, la delicadeza, la ternura, me enseñaste, que puede romperte, que hay que tener cuidado, que debes de saber caminar por ese hilo, con cuidado, porque bajo tus pies esta el precipicio mas grande, que una vez que has caído, es difícil de salir, y es verdad, cuesta, que lo que tu rompiste una vez, otros han intentando coser, pero ya no encajaban los trozos, faltaban partes, hubiera deseado caer en tus brazos, y no en el cemento frió, el golpe fue mortal, y nunca me acostumbre al desamor, aunque el primero fue el que mas dolió, el que mas me marco, porque me traicionaste, no volví a creer en nadie mas, porque todo me sonaba a mentiras…
Y mientras pienso en ti, duermo, duermo, sueño que me desvanezco, caigo en ese precipicio, cada vez me rodea mas oscuridad, no hay nada a lo que me pueda agarrar, mis manos, se golpean contra piedras que cortan, sangran, me duele, pero soy capaz de soportarlo, aunque sea un día mas…

Sólo te pido que cuando ames a una mujer nunca le hagas daño, pues no hay dolor más intenso que la traición de un amor y la sensación de vacío que deja ese dolor. (Anónimo)

viernes, 5 de octubre de 2012

Pocas palabras





No puedo explicar este enorme agujero negro al que llamamos mundo, donde todas las personas se dedican a destruir vida, con la facilidad de las palabras, de la comunicación, y es que usamos los puntos débiles para herir a los demás sabiendo que así causaremos inmensos daños, y innumerables lágrimas, que no importan a nadie mas que a ti, somos caníbales, pero en vez de comernos entre nosotros nos destruimos…
No puedo explicar estos lugares tan grandes, porque las personas pequeñas no nos podemos esconder de aquellos que permanentemente nos desgastan, no hay descanso y no puede desaparecer el dolor, porque el cinismo crece en la multitud, porque el odio lo aumenta, y la sed de destruir crece y crece, y estamos nosotros las victimas que recibimos puñaladas, preguntándonos si acaso nos lo merecemos, o si el karma es justa, y repasamos el pasado para ver lo que hemos creado, las pesadillas que hemos construido en otros y ahora nos persigue a nosotros.
No creamos monstruos, lo somos, somos los monstruos insaciables, de dañar, o victimas de ello…
Y lloro, preguntándome que mas puede venir, que es lo que puede aguantar mi alma, porque mi cuerpo ha muerto hace tantísimo tiempo, oigo mi corazón latir, mi respiración, las lágrimas imanan, pero no las siento, no tengo sed, no tengo sueño, no tengo hambre, y este es el precio de esas palabras, de esos monstruos, que están vivos en mi camino, que he creído amigos, que he considerado personas apreciadas, y me han pisado, ni el amor me salvo, al revés me hundió..
Es fácil destruir a una persona, y más cuando intenta recomponerse, o reconstruir su vida, y es golpe tras golpe, se que en un ring el dolor seria menos del que siento ahora mismo, al menos las heridas cicatrizarían, pero se que estas las llevare conmigo, siempre y allá donde vaya, mi historia, se compone, de recuerdos, de momentos, de hundimientos, y muchas lágrimas, no podemos resolver el pasado, pero si el futuro, seré coherente, y mi mente ha cambiado, no soy aquella niña que era, no soy aquella que dañaba, ahora dedico y me preocupo por los demás, no lo entienden, al menos yo cada día me levanto con la idea de cambiar, cuando muchos se levantan con la idea y el pensamientos a quien destruir, manchando sus manos de sangre, de odio y dolor, no lo ven, pero todo se vera, algún día la caja de Pandora de cada persona se abrirá, y veremos esa maldad que hay en cada uno, algunos menos, y otros mucha mas de la que creen…
Pero esto es una historia, una como otra, muchas personas se identificaran, muchos serán victimas y otros monstruos, yo me he acostumbrado a esto de llorar, pero no soy inmune al veneno de las palabras de las personas…
Sinceramente creo estas mas cerca de la muerte que de la vida, porque me siento más muerta, que viva, mis capacidades han disminuido, ya no tengo ni fuerza para levantarme y ponerme de pie, pienso que hay días que es mejor quedarse en la cama, porque cada día sucede un imprevisto que me derrumba, y estos muros que he construido se han quedado cortos, ya no tengo mi escudo, estoy en carne viva, ardiendo, y los imprevistos, son como cubos de agua hirviendo…
Maltratando a los demás sin mirarnos a nosotros mismos, sin arreglarnos a nosotros, sin ver nuestros propios defectos, atacamos a los demás, la solución seria solucionarnos a nosotros mismos, y cuando carezcamos de defectos, morder a los demás, como bestias que somos, pero no hay en este mundo persona sin defecto, sin pecado, pero lo mas triste es que los que mas oscuro tienen el corazón…
Nuestra peor arma es la palabra… Con ella acabamos con lo que pasa por delante de nosotros…
Cambiar los demás, adaptaros, y luego exijir y dañar..