Google+ Followers

viernes, 12 de octubre de 2012

La ultima hoja del otoño


Vivo, pero no existo, estoy entre la gente, pero sin estarlo, sola, y llego el día en el que mis costillas me prometió que ya no protegería mi corazón, y con cada suspiro, con cada lagrima caída, noto como la sangre viaja por mis venas, como el corazón impacta contra mis costillas, choca fuerte, golpe, golpe, recuerdo mi mala suerte, o acaso así debían de ser las cosas..
Oscuras…Vacías…
La gente dice, que merece vivir la vida, que sabrán ellos, que sabrán que tienes que llevar una mascara cada día, las 24 horas, 12 meses al año, y esa mascara pesa, ahora mismo pesa cada uno de mis huesos, o acaso ya estoy tan cansada que no puedo sostenerme sobre mis pies, pero para que caer de rodillas si ya conozco el suelo, me e echo demasiado a ello, nadie sabe que cuando la mascara cae, caigo con ella, que mis costillas no son tan fuertes como creía, me deshago entera, recuerdo tiempos, sonreía, recuerdo otros lloraba, era feliz o me engañaba a mi misma..
No puedo recordar un buen día, ahora no hay ninguno, mi escudo, mi mascara, están destruido, y lo que e escondido, esta ahora al asecho de cada uno, y recuerdo pienso si he dañado a todo el mundo, no puedo esperar la felicidad, me es imposible soñar con esa magia que puede que exista..
Me e casado de las promesas, de las palabras, donde van esas cosas, nadie te muestra un echo, nadie es valiente, todos desaparecen, se acuerdan de ti cuando te necesitan, hoy por ti mañana por mi, y cuando llega ese “mañana” donde esta esa persona, apuñalándote por la espalda, no puedo rechazar ayudar a los demás, pero no soporto mas los golpes de cada uno, me debilito, estoy sollozando, no puedo descansar, cierro los ojos, entre pastillas, olvidando las cosas del día, pensando que mañana será otro día, intento verlo como un comienzo, pero no alcanzo nada, me hundo, en el fondo, en lo mas oscuro…
No me hagas daño, protégeme, lo único que pedía, no se cumplieron mis deseos, y me destruí con ellos…
Envidio a la gente, avanzan, yo me he quedado parada, como en aquellas películas, que el mundo, el paisaje, todo cambia, y te sientes muerta, como aquella hoja que cae del árbol despacito, despacito, posándose sobre el suelo frió, siento como la gente, cambia sus vidas, como todos te olvidan, y los envidio, ellos tienen algo que yo no tengo y no tendré jamás, esa bonita sonrisa, ese éxito en la vida…
Les importa muy poco a aquellos que me hacen daño, no miden sus palabras, me he cansado de palabras, de palabras, necesito hechos, me preocupo, te dicen, ya no puedo creer en ello, porque es fácil decirlo, pero cumplirlo es otra cosa, solo son otras bocas, otras voces, las mismas palabras, dichas por diferentes personas, y las consecuencias son las mismas, se marchan, y te culpas, cae sobre ti la fría culpa, tu eres la culpable, lo has hecho mal, necesitas el castigo, y sabes entonces que no mereces nada mejor, que lo que te pasa es que te lo buscaste tu, así que no te lamentes…
Me he cansado de morder mis rodillas para no gritar, de llorar en silencio, de vivir la trágica vida, sin un final, no busco, no buscaba grandes cosas, solo un poco de felicidad, me conformo con pequeñas cosas, no necesito una vida maravillosa, amor, eso no existe ya, que me aprecien tampoco, lo único que espero es que me dejen vivir mi vida, a mi manera, ser feliz, y que la gente cierre su boca, que si saben que mañana se marchan que no se acerquen, que me dejen, no necesito mas sufrimiento, tengo bastante con lo mió, no quiero ser el pañuelo de nadie, no quiero que me tengan pena, soy fuerte, me recupero sola, al fin y a cabo así ha sido siempre mi vida, soledad…
No escribo la historia de otra persona, si no la mía, las noches, cuando me peleo, cuando me desprecio, hace mucho que ya no me quiero, se trata de fingir, decir, estoy feliz, es muy fácil, una cuando lleva años fingiendo todo, se acostumbra, pocas cosas te pueden tocar ya el alma…
A este paso, el corazón, reventara, los nervios me consumen, mi rostro puede hacerte un resumen, pero las ojeras son de moda, puedes echarle la culpa al insomnio, que es la excusa mas frecuente, igual que esas personas que se marchan, se alejan…
No puedo saber si estoy viva, no tengo ninguna señal, todo es mecánico, todo lo hago, porque es mi responsabilidad, debo hacerlo, debo estar aquí…
Odio estar muriéndome, y sufriendo, desgastándome poco a poco, estoy en fase terminal, pero nadie parece que se de cuenta, mi existencia se alarga, podría acortarla, pero es una cobardía, el suicidio daña a demasiadas personas, así que me conformo y sigo viva pero sin existir, puede que algún día me dejen ir, porque aunque no lo vean por fuera, por dentro estoy ya muerta, no siento nada, culpa, vació, me da igual, me despierto, se que se tratara de otro golpe que recibiré, no hay gratas sorpresas, pero estoy cansada, me conformo, me cayo, disimulo las lagrimas, he aprendido como hacerlo, aunque me duele todo, no es solo el cuerpo, que sufre, que esta demacrado y feo, si no mi interior, mi mente, no esta enferma solo cansada de la vida, soy sensible, demasiado sensible, y ligera, como esa hoja, esa ultima hoja que cae en el otoño, la ves y sabes que viene el invierno, y en primavera volverá a nacer, no quiero volver a existir, la vida me a consumido, a bocados, a grandes bocados, me han destrozado entera, jamás llegue a este punto, a cuestionarme la vida, a no tener a que sujetarme, me alejo de la gente, no soy salvaje, se que me dañaran, se que puede ser el golpe mortal, no me arriesgó, no es por mi, no es por ellos, es por las personas que me han dado la vida, aunque ellos no lo sepan, me importa, y yo a ellos… soy su hija…
La poca estabilidad, la mantengo por ellos, la poca fuerza, la conservo, no quiero que me vean tan hundida, pero ya no puedo más, no escuchar mas mi corazón suplicándome que le deje que se marche, que esta cansado, no puedo mirarme al espejo, me da miedo mi reflejo, esas ojeras, esos ojos no mienten, mi alma sufre, lo veo, esta delante la prueba…
Vivo, pero no sueño, no espero que ocurra algo, solo quiero marcharme y dejar todo atrás, no encuentro mi sitio, no entiendo que he hecho mal, en que cosas me he equivocado, no soy perfecta, se que he dañado, intento cambiar constantemente, pero ya nada funciona, todo sale mal, pongo empeño, doy todo lo bueno que tengo, y solo recibo desprecio, puede que es lo que me merezca, he respetado, he sido educada, he pedido perdón cuando hacia falta, y cuando no debía, me he rebajado, se que el ego te ciega, que el orgullo no te lleva a ninguna parte, pero tampoco mi sacrificio fue de mucha ayuda, porque todo ha acabado igual, luego te dicen porque eres fría, porque te alejas, porque se que si no es hoy, mañana me darás una bofetada…
Y lloro, no por los que se van, si no porque me pone triste ver, que aquellos a los que mas quería, los que apreciaba, dejan su huella, se van después de hacerte daño, dejándote atrás, ver que no les importaba tanto como me importaban, no me apreciaban de la misma forma, lo he intentado todo, lo he hecho de tantas maneras, y siempre ocurre la misma historia, es mi culpa, o elijo mal a las personas, no creo, es culpa mía, analizare todo lo que hago, de fin a cabo..
Durmiendo siempre de la misma manera, por favor mañana que sea un nuevo día, solo poder sonreír, ser un poco feliz, solo por un instante, o estar tranquila, pero vuelvo a ser esa hoja que desciende poco a poco, y espero que llegue ese día, en el que caiga, que me olviden, que no me recuerden, que no nombren mi nombre, no necesito morir para que hablen bien de mi, no quiero que digan mas mentiras, no quiero escuchar, pobrecita, solo quiero dejarlo atrás, dejar de existir, dejarme ir…
Lo haré a mi manera, esperare ese día, quiero que en mi lapida ponga “murió por sufrimiento y dolor, su corazón exploto”, hoy me acostare pensando en ese día, ya que no ocurrirá nada que me devuelva la sonrisa, me he extinguido como las cerillas, mi vida depende de mi, no de las personas, pero no soy inmune, no soy inmortal, no puedo vivir así, cuando todo me bombardea, todas las flechas me golpean, pero aun falta la ultima, el golpe mortal, y dejar este mundo llorando de felicidad, entonces diré, todo mereció la pena, no me importa lo que hay después, no debe de ser peor que esto, no puede haber un lugar peor, además alguien que ya ha muerto, no puede temer a la muerte, solo quiero dejar este cuerpo claustrofóbico atrás sin mirar a nadie a la cara, ni despedirme de ninguna persona, nadie se merece tal cosa, irme como todos se han ido, sin saberlo, sin que se enteren, desaparecer como si no hubiera existido, pensaba que la vida nos iba a poner a todos en nuestro lugar, pensaba que llegaría el día en el que todo el que me dio con esas flechas, lo pagarían, no es rencor, simplemente es mi instinto de justicia, pero hasta para eso la vida es injusta…
Así que no pienso ni el karma, ni en el tiempo, ni en nada, solo esperare que esa flecha me traspase, que la última hoja caiga, irme, sin lamentar nada, se que no dejo nada de valor atrás, se que nadie echara de menos mi falta, pero por favor no digáis palabras, falsas, cuando te vas, suelen decir cosas bonitas, cuando vives te destruyen, una persona no se aprecia por su muerte, si no por su vida…
No se trata de un suicidio, me habéis matado entre todos, es un asesinato, aunque hayáis usado la palabra, no quiero palabras de esas personas, falsas, no quiero que nombren mi nombre, que me recuerden, que ensucien mas mi cuerpo, ni nada de mi, allí donde vaya espero ser feliz, no quiero irme y oír palabras que no habéis dicho, palabras, lo siento, haber dicho esas palabras cuando hacían falta, ahora son vacías, vacías como se encuentra ahora mismo mi vida, no es una despedida, no es un asta luego, hoy se que no será el día que me vaya, pero suplicare que llegue pronto, irme rápido, no entretenerme mas, irme con paso rápido, alejarme de todo…
Hasta los ángeles se marchan, lo descubrí, hasta ellos me han dejado sola, ya no me protegen, no me custodian, se han olvidado de mí como la mayoría de las personas que me importaban, ahora todo me da igual…solo quiero alejarme, correr lejos…
De todos aquellos que entre todos me habéis destruido, os agradezco lo que habéis echo conmigo, desear la muerte, sin poder mirar hacia delante, bajar la mirada ante el futuro, demasiados disgustos, entre tantos habéis borrado mis sueños, mis esperanzas, y las ganas de vida, de levantarme y luchar, por algo que ya no tengo, que ya no me pertenece, que ya no es mió, que me sienta extraña en mi propia piel, que no deje que nadie me toque, que me coja cariño, que acaricie, que confié, y crea en las personas, en mi misma… Gracias
Mirare hacia el paraíso, hacia el final, por favor no me recordéis jamás…

2 comentarios:

  1. Joder, pedazo de texto. Me emocioné. No sé si lo que hay puesto es lo que realmente sientes, pero si es así, no pienses en la muerte, porque no vale la pena. La gente es muy hijadeputa, dando golpes a la espalda, haciendo daño a cada instante. Pero de verdad, ahí gente que vale la pena, que jamás te abandonaría, así que no decaidas, sigue teniendo fé y esperanza, todo llega. Después de la tormenta se pone el sol.
    Un saludo, pasate si quieres por http://solodejaquehablelcorazon.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Pufff, cuanto texto xD eso es escribir :)
    por cierto te sigo yo tambien tengo un blog http://perdidaenunmundodelibros.blogspot.com.es/ pasate y ¿me sigues de vuelta?
    Saludos!

    ResponderEliminar