Google+ Followers

sábado, 3 de noviembre de 2012

Propio silencio




La gente simplemente opina que todo es fácil, que si sonríes todo va bien, pero no saben que es puro maquillaje, que se trata de teatro, de una falsa sonrisa, porque no ven mis ojos nublados por las lagrimas, que están a punto de caer, pero sin embargo se quedan en el interior, que me envenenan simplemente, igual que me envenenan, las palabras de aquellos mas cercanos, porque hay personas que creen conocerte, y no saben ni lo mas mínimo de ti. Tampoco llegan a la conclusión de que a lo mejor lo que ven se trata de una bruma, que mas allá de las apariencias hay otras cosas que te definen, y cuando no consiguen destrozarte, o no lo suficiente, con múltiples argumentos, intentan todo lo posible por hacerlo, y tu sigues aparentando que te da igual, sin que sepan que en tu interior hay un monstruo que se alimenta de tu sufrimiento, lo alimentas, con culpas, odio, y rabia hacia ti, porque al fin y al cabo tu cuerpo es una cáscara fácil de romper, que puede que ya este fracturado.
Ya no pienso ni siquiera en la felicidad, y no me alegra la luz del sol, que para mi era augurio de buena señal, ya mi vida es automática, como los robots, no es rutinaria, porque es diferente, es como un ring de boxeo, no sabes por donde vendrán los próximos golpes, y no sabes donde darán, porque hay puntos que se han vuelto inmunes, pero hay otros que te dejan tirada en un charco de culpabilidad, hacia ti misma, porque llegas a creer que eres un imán para las desgracias, y no ves ninguna solución a tu vida solo la de resistir, ¿pero resistir para que, para quien? No hay motivos que justifiquen semejante existencia, mi resentimiento hacia la vida es indiferente, la posibilidad de la felicidad es nula, y muy lejana, inexistente, porque las ilusiones, las pequeñas cosas que me aportaban los días, se han ido dispersando y alejando de mi, y puedo decir que todo a lo que quería y apreciaba se marcho de mi vida, he llegado a optar por no hacer nada, y pensar que tarde o temprano, acabare sometida en la soledad, volviendo a estar encerrada en aquel caparazón del cual intentaba salir, y parecía conseguirlo, pero es como el vientre materno, en el que no creo que me haya sentido nunca protegida, pero si en el propio que yo he creado, con la frialdad de los muros, conseguía que nadie alcanzara que me hicieran daño, y pienso que es lo mejor, que nadie alcance mis puntos débiles destruyéndome.
He aprendido, que en esta vida un día te ahorcan con tus propias manos, si a la gente que se la tiendes para ayudar, te acaban ahogando con ellas, que eres arrojada por tu propia confianza, y tus propias palabras te golpean como si fuesen piedras, y ya una vez que te alcanzan no hay escapatoria, solo caer y caer, pero de eso se trata confiar, exponerse, arriesgar lo poco que tienes, para acabar ahogándote en cosas grandes.
No culpo a nadie de la poca suerte de mi vida, y no lo señalare, me he conformado con caer, y fracturarme el alma constantemente, ya no me puedo levantar, porque no merece la pena, cuando me incorporo, siento otro golpe en pleno estomago que me hace perder el aire, y caer de nuevo, claro no se trata de malos tratos físicos, si no psicológicos, porque son palabras en mi caso lo que recibo, aunque prefiera una paliza, al menos me recuperaría, pero de las palabras, que se te meten, y te culpan y señalan, no puedo escapar, es una constante pesadilla, de la que no se puede salir, hasta descansando aparecen, se hacen hueco, y confundes de alguna manera la realidad con la ficción, iguales son, porque tanto viviendo como soñando, tienes miedo, puedes intentar huir pero acaba apareciendo, dejando la mente en blanco y aparece, si, aparecen...
Creía en la fuerza de la mentalidad, pero me doy cuenta de lo machacada que esta, de la lastima que siento hacia mi misma, siempre pidiendo perdón a gente que puede que ni se lo mereciera por la mínima cuestión de aprecio, o porque cuanto decía me importas, lo decía desde el mismísimo corazón, ya que aprendí a valorar a las personas, aunque fueran pocas, pero al ver que intentas rodearte de buena gente y que a la hora de la verdad, te dañan mas, asumes que no merece la pena, poniendo empeño, de tu parte, para mantener el equilibrio, de tantas cosas de tu vida, que al final la balanza acaba descompensándose y se te cae todo, como si hicieras un castillo de arena, viniera una gran ola, y lo borrara, y empiezas ha construirlo decenas de veces, para acabar destruido siempre, siempre acaba del mismo modo… En escombros, como esta mi vida... Ya no se puede reconstruir...
Se que la esperanza es lo ultimo que se pierde, pero habéis echo que la pierda, se que jamás hay que rendirse y lo habéis logrado, ya no me interesa las noches que llore, me dedico a secar mis lagrimas o jugar con ellas, porque me dan igual, no representan nada para mi, solo que mi cuerpo se queda mas vació del que ya esta, he perdido la dignidad el día que puse de mi parte para tener armonía, y el día que pedí demasiadas veces perdón, sin aceptación, sin contestación, el respeto hacia mi se esfumo con ello también, cuando lo imploraba, pero ya basta, es demasiada consumación, habéis sido demasiado cañoneros conmigo, y prácticamente habéis llegado al hueso, no puedo mas, me resignare a vivir una vida infeliz, respirando y sobreviviendo con la idea de que haga lo que haga seré culpable de todo los hechos que haga y no haga, hablen o no de mi, siempre tendré culpa de la mayoría de cosas que ocurran, y no…
Estoy encarcelada en mi propia vida, de la cual no escapare, aunque no tenga muros, se que no podré ir demasiado lejos, porque mi mente esta deshecha, y lo mejor es quedarme en el cascaron, en el falso mundo creado para mi, para que el dolor no alcance a mis otras heridas, y no escuchar mas palabras, mas mentiras, porque sinceramente, no hay fuerza, habéis conseguido lo que deseabais, lo que estabais buscando, roerme, y dejar poca cosa de mi. No solo conseguisteis arruinarme y anularme como persona, si no que me dejasteis sin alma, sin un ápice de importancia, es todo pasajero, caminando constantemente, siendo golpeada, cayendo, y siguiendo, manteniendo mi falsa sonrisa, cuando por dentro sangro, grito y lloro…
No hay lugar para mi, no hay mas espacio, ni sitio, se trata ahora de esto, de que mi historia, tiene el mismo empezar, y un desastroso final, os apoderasteis de todo lo que tenia, que era poco, y aprovechasteis mi debilidad para debilitarme mas, pero no culpare a nadie, soportare lo que tenga que soportar para poderme alejar un día de todo este mundo…
Que el dolor de estomago desaparezca, que el nudo de mi garganta se deshaga, y mi silencio hable, aunque sea a través de los recuerdos, porque mi voz ya no tiene sonido…
¿Mi deseo?
Simplemente aguantar, existir y soportar un poco mas…
Me habéis destruido..

No hay comentarios:

Publicar un comentario