Google+ Followers

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Cartas lejanas



Se que me marche con prisas, se que te deje atrás, me refugie en el olvido, para no olvidarte de verdad, me duele, hasta hoy día, no he rehecho mi vida, porque mi pasado es mi presente, si aun eres mi día, se poco de ti, pero se que te va bien, fui cobarde te deje una nota “no me busques, no trates de encontrarme, no regresare”…Palabras mínimas, poca explicación, si tendría que decirte, todo lo que sentía, no podría, no por miedo, si no por espacio y tiempo, pues es difícil explicar, un torbellino de sentimientos, unos buenos y otros opuestos, miedo y asfixia.
Pero tu, tu fuiste mi regalo en la vida, la compensación por todo lo sufrido, un poco de esperanza, una sensación de calidez, tierno lugar de tranquilidad, la colina donde huir y estar sin tener constancia del tiempo, me has aportado muchas cosas, pero sorprendentemente lo que mas me llamo de ti, eran esos hechos, no quería palabras de un hombre, y tu me dabas hechos, aunque tu mirada me decía una y otra vez te amo, no se semejan las palabras, que son solo pequeñas cosas en un papel, o un sonido en el aire, que los hechos que permanecen de por vida despiertos en la memoria y en el recuerdo de cada uno, y yo los tengo muy vivos, porque cada noche estoy a tu lado, confiaba en ti, y confió, se que jamás traicionarías a tu corazón, como yo lo hice.
La cosa mas especial que me pasaba, me pasaste y pasas eres tu, porque veras, no leías mis pensamientos, ya que no había manera de entrar en mi cabeza, y nunca mencione que clase de hombre quería, pero tu tenias lo que buscaba, era mágico, disponías te todas las cosas, en mas, o menos medida, pero formaban parte de ti, me fascinaba el echo, de que dos personas que apenas se conozcan, concuerden a la perfección, que encajen, en los engranajes de uno y el otro, pero a la vez me asustaba, creí estar enamorada muchas veces, pero lo que sentía en ese momento era diferente a todo, echar un vistazo atrás, y ver ese pequeño sentimiento, y este que nacía y crecía velozmente, no se si formaba parte de mi, o yo de el, pero estaba segura, de que no amaría a nadie mas de esa forma. Claro que tenias defectos, como cada uno, todos los tenemos, hay personas que los detestan, y otros que los simpatiza, y a mi me hacían, simplemente gracia, porque eran mínimos.
Piensas en la vida, tanta gente rodeándote, tantos rostros, personalidades, y das con una persona que tiene TODO, lo que una mujer quiere, una cara, un cuerpo, una mente, una personalidad, una forma de amar, y que sea esa la UNICA persona en todo el mundo, con la que compartir el tiempo…
De ti aprendía, me seducías con el propio encanto, y me equivoque tantas veces, pensé que encontré, tropecé, me levante, y seguía buscando, pero a tu lado, no buscaba, estaba segura que merecía la pena quedarme, pero me asuste tanto, porque lo que había dentro de mi me consumía, podría haberme equivocado, y no quería, o no podría sentir el echo de perder otro trozo de mi, porque aunque haya pasado por aquello, sabia que esta vez seria muy diferente a todo, seria como si no volviera a caminar, como si me amputaran en vivo los miembros, o fuese desgarrada, huí…Se que las anteriores caídas fueron una enseñanza, abrirme los ojos, y ver exactamente lo que yo quería y buscaba en un alma, y al encontrarte, fue extraño, nada malo, lo contrario, se trataba de euforia, en un minuto, mi vida giro, si, entorno a ti..
Nunca creí en los sueños, de echo hace mucho que no soñaba, que solo dormía, y despierta, mis ilusiones se fugaron, sabia que no iba a tener suerte, y me conformaba, pensando que así era la vida y debí aceptarla, pero tu, tu forma de enamorarme, era tan distinta, era puro magnetismo, y no se cuando deje que todo creciera, el control de mis emociones, me tragaron, necesitaba tanto de ti, que no me saciaba, siempre descubriendo, sorprendiéndome, era emocionante el día a día a tu lado, ya que siempre ocurrían historias nuevas, no se trataba de cosas programadas, simplemente la vida fluía espontáneamente de forma loca.
Me estoy expandiendo en palabras, dejando parte de mi sustancia sobre el papel, cada palabra, cada frase es un pedazo de mi corazón, desde todos los ángulos, intento describirte mi miedo al amor, a nuestro amor, yo no me imagine, que este sentimiento venia cargado de dolor, bueno, no es que tu me hayas echo daño, pero temía que me lo hicieras, tuve mas valor en marcharme, a quedarme y me hicieras daño, podría haber soportado cualquier cosa, pero se que el perderte no.
Escuche muchísimas veces que el amor se ve reflejado en la mirada del otro, y tu forma de mirarme, se podría comparar a un baño de agua caliente que derretía mi fiel, me fundía en ti, tus manos eran las gotas de agua que se deslizaban suavemente por mi piel, tus besos eran caricias y tu aliento el calor de una hoguera en pleno invierno, sentía todo al unisón del tiempo, no podía haberte dicho jamás que no a nada, me amabas, lo veía, lo presenciaba, me cuidabas. Albergaba tantas cosas dentro de mi, aunque no aparentara mis emociones, allí estaban dentro de mi, surcando hacia ti, despacito, poco a poco me dejaba caminar contigo, cogias mis manos entre las tuyas, las besabas las ponías sobre tu cara, sentía tu barba, me mirabas fijamente, garantizándome que todo saldrá bien, y funcionaba, me tranquilizaba.
Quizás para ti eso era algo normal, pero para mi no, no lo sentí nunca tanta seguridad, tanto apoyo, creías en mí de verdad, eras y eres mi eterna vida. Nuestra trágica historia permanecerá en mi, de echo sigo viviéndola, la revivo constantemente, mirando las fotos que traen, que marcaron un tiempo, que las tengo repartidas sobre la cama, son parte de mi sabana, te doy el beso de cada mañana como siempre hacia, no se como termine en tu casa, un día, porque no tenia prisas y tu me guiabas hacia tu vida, no se como explicártelo, no tengo perdón, pero no te deje porque no sintiera amor, fui una cobarde que no supo enfrentarse a un posible dolor.
Me dejaste marchar pensando que un día me diera cuenta de que era creada por el mismo carpintero, tallados los del mismo árbol, nuestras raíces se entrelazaban, formando nuestro destino escrito entre las estrellas, y todo lo confirmo el primer beso, en el momento que se juntaron, un escalofrió descendió por mi cuerpo, un acto poco intimo y a la vez tan simbólico, apretando fuerte, sintiendo los latidos de tu corazón en ellos, era extraño como sentía aquello, tan profundo, sin explicación en el mundo.
No era capaz de entender que las cosas eran así porque el destino las escribía para mí, que tu eras la persona confeccionada a mi medida, igual que el anillo que me regalaste, pequeño gracioso, pero escritas las palabras mas bonitas en su interior, siempre te amare, recordare, mi corazón es solamente tuyo, me preguntan por el, lo miro con un halo de tristeza, sonrió y contesto es un regalo de alguien muy especial. Yo te abandone, pero mi corazón no te dejo, mi corazón no te abandono, y no te abandonara, te ama con toda su fuerza…
Tenia miedo a que me dejaras, a sufrir, y me marche condenándonos a los dos, pensé que si me marchaba mientras nos amaramos, ese sentimiento jamás morirá, mi idea no era sufrir, quedarnos con el recuerdo y no olvidarlo, pero nos destrozo, al menos yo así lo vivo, no quise meterme en tu vida, mantener elevado un muro, no atarme, no crear lazos, me engañaste, me empujaste y me sumergí de lleno en tu vida, zambulléndome en todo lo que te rodeaba, y de la noche a la mañana todo lo tuyo ya era mió.
Tuviste tanta paciencia, tanta perseverancia que no me di cuenta de lo que tramabas, y allí estaba en medio de todo, me asuste tanto, demasiado que soportar, un día no tienes nada y al otro tienes otra vida montada, unas riendas que te llevan, unas alas nuevas, no se que me asusto, pero me aleje, te deje, me arrepiento, siempre lo haré, es tarde para volver, lo se, no pretendo conseguir eso, de una forma u otra te perdí, aunque no vea el lazo, se que siempre estaré unida a ti, ahora se que el amor era puro, transparente, sincero, pero se fue tiñendo de negro, miedo, me paralizo, y entre lagrimas me fui corriendo de entre tus brazos a un mundo peor, es el mismo, pero sin tu presencia es vació y frió, no hay belleza, y echo de menos tu voz, tus manos cogiendome por los hombros, sujetando mi rostro y diciéndome suavemente que todo es cuestión de tiempo e ira a mejor, que me abrases fuerte, tu camiseta que seque mis lagrimas mientras acaricias mi pelo, ahuyentando el miedo, mis fantasmas, y tranquilizándome, igual que hacías con las pesadillas, abrazándome esperando a que me durmiera susurrando buenas noches…
Es demasiado tarde para volver, se que en cada sueño me reúno con ti, camino a tu lado, me tiendes tu mano, y la agarro, confiando en ti ciegamente, se que te herí profundamente, y no tengo demasiadas explicaciones, y siento despedirme de este modo, no te recordare, porque no eres un recuerdo, eres mi presente, espero algún día volver a verte, y saber que eres feliz, mientras tanto, recuerda que nunca te deje ir, me fui yo por no sufrir, el amor no desapareció, tu sigues siendo el relleno de mi corazón…
Te amo, y espero que me perdones por todo el dolor que he causado en tu interior, eres el otro extremo del hilo que una vez nos unió, y nos sigue uniendo, no olvides, alguien quiso que fueras mi destino, tu huella no la borrara ni el tiempo, ni las lagrimas..

No hay comentarios:

Publicar un comentario