Google+ Followers

sábado, 25 de agosto de 2012

Aprendiendo a ser mujer...



Un trozo de mi alma se fugo contigo, perdiéndose en el abismo, siguiéndote allí donde tu caminabas, fuiste parte de mi deseo, parte de mi sueño, con el corazón partido te deje marchar, esperando que te dieras la vuelta, deseando verte regresar…Jamás llego ese día, y mis sueños se fueron disipando, desapareciendo entre la niebla de otros deseos, cerrando mi corazón, escurriéndome en otros, no encontrándome, te perdí y me perdí contigo…
Lejanía, tierra de por medio y desaparición, aunque te vea aun siento lo que sentí el primer día, amor…
Supe que escondías algo, que me darías alas, alimentarías mi vida, cuidarías de mi, ahora tengo frente a mi un montón de fotografías que cuentan una historia, formando una película, la primera y la ultima, sonriendo en una y cada una de ellas, felicidad, pasión, y daba igual la estancia, siempre estábamos los dos, nuestra mirada tenia la fuerza de un imán, no podíamos dejar de mirar, ahora me pertenece un recuerdo, un tatuaje “nunca te vayas” dedicado para ti, una locura, supongo que un extremo del amor…
No todas las historias acaban de la manera que deseamos, ni todos los amores tienen finales felices, recuerdo aquello que deseaba siendo niña, jugando con las muñecas, un hombre que te cuidara, que te diera estabilidad, uno que siempre iba a estar, no alguien, que amas y tienes que dejar marchar, porque tiene que irse sin mas, por mil historias, un torbellino de palabras, mil excusas, que al fin y a cabo solo una vale, no te quiero por  igual, nadie te las dice, pero tu lo intuyes, lo sabes, cuando hay un pero, siempre pasa algo, y allí termina, y pasas noches abrazando la almohada, llorando, empapándola, coges el teléfono, borraste su numero, lo recuerdas de memorias, escribes un mensaje, lo borras, escribes otro, dudas en darle a enviar, y decides que mejor es darle a borrar, que razón tienes de molestar, recuerdas, lo fácil que era cuando eras niña, no te preocupaban estas cosas, se besaba alguna persona y ponías la típica cara de asco, teniendo curiosidad por el sexo, pero aun no te atrevías a probarlo, y creces, comprendes el amor, las mariposas, las vueltas que da tu corazón, la adrenalina, mil veces te miras en el espejo, te arreglas el pelo, te lo recoges, lo sueltas, coleta, pinzas, maquillaje, demasiado, solo brillo de labios… y sustituyes los peluches, los muñecos por posters, por amores platónicos, actores, te ves con ellos, te sonrojas, luego te enamoras del guapo de clase, si tienes suerte el de ti, le escribes, te escribe cartas, y sueñas las noches, inofensivo, parece todo tan bonito, pero creces y comprendes que el amor no solo son mariposas, sonrisas tontas y cartas, es mucho mas…
Hasta la esperanza te abandono, y te sientes como aquellas mariposas que revoloteaban en el estomago,  ahora eres una de ellas, posándose sobre su hombro, sabiendo siempre como esta, pero tu triste pieza de puzzle sin encajar, te preguntas que tienes, que haces mal, porque constantemente te equivocas y debes dejar marchar a lo que quieres, renuncias, batallas que sabes que no ganaras, perdida, lo sabias antes de empezar, de darle la mano, antes de mirarlo a los ojos, demasiado bonito, algo va a fallar… Y recuerdas otra vez la niñez que fácil era todo, pensando que para cada persona se da otra, piensas en como será tu vida, tu chico, y lees libros, revistas, historias de amigas y sueñas, sueñas, perdiéndote en sus palabras, pensando que te pasara igual, pero que va, tienes una edad y aun esperas una persona a la que entregarte, y cuando lo haces, descubres que no era ni la mas adecuada, y ahora temes, que vendrá, miras con recelo a esas personas, felices ellas, lo han arriesgado todo y se han llevado una joya, y tu vida pasa, por tu cama han pasado varias personas, y por tu corazón otras y otras, pero sin final…
Ya no valoras las palabras dichas por otras personas, las escuchaste tantas veces, el mismo repertorio, escenario parecido, diferente persona, comienzas a mentirles, y a mentirte a ti misma, piensas en alguien que te marco, pero no puedes volver, miras lo que tienes delante, te conformas, te engañas, te aburres rápidamente, no respetas, acabas por decirle que no funciona, no es el, eres tu, la verdad sois los dos, tu lo aceptas, temes a la soledad, el busca alguien que ocupe su cama, y pasan los años…
Te acostumbras a estar sola, no necesitas gran cosa, sabes que con eso, con lo que sueñas, no vendrá, no merece la pena engañarte mas, dicen que el amor esta mucho mas cerca de lo que te piensas, pero yo se que esta a millas, y como soy capaz de encontrar a una, única persona entre tantas almas?
Así se supone que a cada uno nos fue asignado alguien que deba compartir sus días, pero si crees haberlo encontrado y se marcha? ¿Que sucederá? Un plan b, tendré que buscar ahora…
Me gusta mas ser sensata, pensar que hay personas que no saben amar, que no tienen media alma, que ellas vienen enteras y no tienen que ir, salir a buscarlas, yo debo de ser una, aunque desee amar, no se que hago mal, siempre me quedo parada con el corazón como una pulga, dejando marchar a esa persona que hace dos horas me decía que me ama, será que me lo creo todo, o que la gente empieza a mentir mejor, o puede que tenga tanta desesperación dentro de mi por unirme a alguien, que me autogestiono a mi misma…
Quiero volver a tener siete años y tener asco a esas personas que se besan, no sentir nada cuando un chico me da la mano, no como ahora que me la da, y pienso Dios que no me la suelte nunca, hablo las noches conmigo misma, diciendo si es lo correcto, o desaparezco, he aprendido a no traer a nadie a casa, desde que me enamore de verdad, ahora no hay lugar que no mire y no te vea, sonrió por dentro y lloro por fuera, cierro los ojos y pienso en otra historia, leo una revista, asimilo las cosas, ha pasado tiempo, pero yo no he recorrido con ello, me he quedado en ese instante en el que te vi marcharte, con lagrimas en los ojos tuve que dejarte ir, te suplique, no por mi, si no, por lo que sentía por ti, la camiseta me apretaba el pecho, me estrangulaba, las lagrimas brotaban, salpicaban, solo quería quitarme, sentir que el aire invade mis pulmones, que la vista deja de dar vueltas, que mi cerebro no esta en una coctelera, oigo preguntas, estas bien, era evidente, que estaba mal, no se porque la gente pregunta, tiraba de la camiseta, me fui corriendo a la ducha, quizás el agua fría me despierte, me haga reaccionar, volver de esa pesadilla, pero acabas echa un hoyuelo, doliéndote asta la mas pequeña gota que salpica tu cuerpo, la sensibilidad se acumula, todo duele mas, los ruidos son mas fuertes, los latidos son como bombas, y las lagrimas, se me olvido apagar el grifo, gotean….
No opondré resistencia, no, esperare que ese tiempo que dicen curen mi interior…Ha pasado cerca de un año, contando los meses, y no te creas que el dolor a menguado, que me encuentro mejor, había otros, pero nada, después de estar con ellos, acababa llorando, abrazando la almohada, gritando, que cosas, de pequeña te alegrabas que te mirasen, te sonrojabas, conforme creces, te das cuenta de que eso ya no es así, de que es igual que tener una enfermedad, creo que la peor de todas, te daña mentalmente, sentimentalmente, hace te ti escombros, y no hay quien te reponga, tus mismas piezas no encajan, te descoloca, te da un máximo de felicidad, pero te arranca la vida. Y eso me paso el día que te marchaste sin decir adiós, mi corazón lloro por los dos, y aun llora, aun le escucho en la noche, te recuerda, no se si tu lo oyes, te habla…
Y lo que mas duele, no es la marcha, si no, que esa persona fue tu mundo, y tu para ella solo fuiste una sombra mas, un clinex, te uso y te tiro… palabras dichas en vano, ahora estas en la papelera de los recuerdos, de los ratos perdidos, te aferras con dientes y uñas a la continuación de la vida, pensando que algo mejor vendrá, te engañas, una vez mas, la suerte te esquiva, desconfías y es mejor pensar que todo el mundo te miente a que jueguen otra vez con tu corazón, como si se tratara de un balón, patadas y mas patadas, y tu sin respiración, raspando la carne para ofrecer todo lo mejor, no vale la pena, no vendrá nadie en tu búsqueda, se egoísta no des nada…
Aprendiendo a ser mujer, soñando como una niña, esperando tu alma entre miles de ellas, capaz de saltar las vallas, y sacarte sonrisas, parar el grifo de lagrimas, espera y espera… el tiempo pasa, y tu no olvidas, atrapada en la memoria con ese hombre, que te marco como el hierro, y recorres tu tatuaje cada noche, para sentir donde van las promesas, donde quedan las palabras que se dicen, en el fondo de la papelera, en el fondo de tu alma, las recuerdas…
Algún día dejare de soñar como una niña, y seré mujer, dejare que mi alma lo abandone, y seguiré sin el…

No hay comentarios:

Publicar un comentario